Autor:

Con la firma de un convenio entre el gobierno de la Ciudad de México y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se formalizó el proyecto para la construcción del primer hospital general público en la alcaldía Cuajimalpa.

Las obras de construcción se realizarán cinco años después de que –en el mismo terreno– el Hospital Materno Infantil sufrió una explosión a causa de una fuga en una manguera de una pipa de gas, que derivó en varios muertos y heridos.

Al respecto, el alcalde de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava Suarez, recordó que en aquel acontecimiento, ocurrido la mañana del 29 de enero de 2015, las autoridades llegaron al rescate de manera tardía: para cuando llegaron, los vecinos de la zona ya habían rescatado a la mayoría de los sobrevivientes.

“La movilización de las autoridades fue tardía pero los vecinos de la demarcación echaron mano y resolvieron la problemática; recuerdo que llegaron los bomberos de contadero y los policías de la demarcación, pero tardó mucho el apoyo del gobierno federal en aquel entonces, y para cuando ya llegaron las autoridades correspondientes, prácticamente los vecinos habían rescatado a la totalidad de los sobrevivientes”.

Después de esos acontecimientos, continuó, Cuajimalpa se convirtió en la única alcaldía que no tenía un hospital público, y aunque hay varios hospitales privados, éstos no son accesibles a la mayoría de la población. Lo cual, dijo, ocasiona que las ambulancias tarden cerca de 40 minutos en llegar a un centro hospitalario público, y más de hora y media cuando el tráfico está saturado.

Respecto a esto, el alcalde priísta se dirigió a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y dijo: “usted en su campaña nos prometió que nos iba a ayudar con este tema y pensábamos que iba a hacer como cualquiera de las promesas que habíamos escuchado anteriormente, y hemos visto en usted que todos y cada uno de los compromisos que ha hecho para Cuajimalpa se han cumplido”.

Y mencionó, “el día de hoy en nombre de la demarcación, de todos los vecinos de Cuajimalpa, quiero reconocer el esfuerzo que hace, la prioridad que nos ha dado, el respaldo que nos ha brindado y sobre todo el cariño que muestra con estas acciones. Reconocemos, desde la alcaldía de Cuajimalpa, que su gobierno cumple, y es cercano a la población.”

El proyecto, informó Jesús Esteva Medina, secretario de Obras y Servicios, comenzará su edificación dentro de un mes y estará abierto a los usuarios dentro de 14 meses. La construcción contará con un presupuesto de 450 millones de pesos, con un terreno de 9 mil 600 metros cuadrados de superficie.

El hospital, mencionó, tendrá con 10 consultorios para consulta externa; dos para medicina interna, dos para cirugía general, dos para ginecobstetricia, un consultorio pediátrico, otro para neurología y uno más más maxilofacial. También pondrá a disposición los servicios de imagenología y laboratorio clínico. Y contará con el área de urgencias, tococirugía, quirófano y hospitalización.

La población beneficiada directamente serán 70 mil personas y se generarán  1 mil 100 empleos directos y 600 trabajos más serán temporales.

Por su parte, la doctora Sheinbaum informó que la colaboración con la Sedena no sólo es por la eficiencia de ésta, sino también porque en su momento el gobierno de la ciudad recibió asesoría de los hospitales militares, y por ello, no sólo se va recibir el apoyo de la Secretaría para las obras de construcción, sino también se retomará el diseño de los hospitales de las Fuerzas Armadas.

Respecto a la suspensión  de la construcción del Hospital General que fue emitida por un juzgado el año pasado, la mandataria recordó que la cancelación del proyecto se debió a que no se había realizado la consulta pública a la ciudadanía, vulnerando así los derechos de las comunidades de la demarcación; tampoco se había llevado a cabo el dictamen de impacto ambiental; el proyecto tampoco procedía por estaba cerca de una barranca. Por lo tanto, dijo, “optamos por hacer un proyecto totalmente distinto”. Y agregó que todos los requisitos que en su momento no se cumplieron y que motivaron la improcedencia de la obra, ya están saldados, por lo que, afirmó, no hay motivos para suspender nuevamente la obra.