Autor:

“Es un momento estelar el que estamos viviendo en México”, consideró el presidente Andrés Manuel López Obrador en referencia a la posibilidad de que se juzgue a los expresidentes de la República. “Que siempre sea el pueblo el que decida. En asuntos tan trascendentes como el enjuiciar o no a un expresidente debemos participar todos. Como existe la mala costumbre de que el presidente era el que decidía, pero yo no quiero que se piense que soy el verdugo. Entonces, ¿quién va a decidir?, pues la gente es la que va a decir sí quiero que se juzgue y se castigue a los expresidentes o no quiero. Y si es constitucional o no [la consulta] eso lo tiene que resolver la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

En su conferencia de hoy, indicó que la consulta está contemplada en la Constitución, es parte de la democracia participativa. “La democracia no se agota en las elecciones porque no es democracia representativa, y afortunadamente se está avanzando en la democracia participativa”.

No obstante, sin decir sus nombres, reiteró que él votará porque no se juzgue ni se condene a Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto. Ello, porque desde un inicio ha considerado que se debe poner un punto final respecto del pasado.

Cuestionado sobre si la Consejería Jurídica de la Presidencia ya hizo un análisis del juicio a los expresidentes y si es posible implicarlos en traición a la patria por los fraudes que cometieron contra la hacienda pública –único delito por el cual pueden ser juzgados–, el primer mandatario no quiso pronunciarse. “Eso lo va a decidir la Fiscalía [General de la República] y la Corte”, dijo, para luego referirse al único juicio contra un expresidente: el caso de Manuel González y sus diferencias con Porfirio Díaz.

“Independientemente de si se juzga o no a los expresidentes, lo que sí tiene que procurarse es la devolución del dinero [de los fraudes contra la hacienda pública], porque en efecto es mucho.”