Autor:

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, dijo esta mañana que México vive “un momento importante, estelar, en la historia”. Se refirió a la “gran oportunidad de desterrar la corrupción” de la vida pública, que representan los casos del exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya y del exsecretario de Seguridad Pública Genaro García Luna.

“No se había presentado en mucho tiempo una oportunidad como ésta. No debemos dejar pasar esta oportunidad y debemos de ir al fondo.”

Durante la conferencia de prensa celebrada en el Palacio Nacional, señaló que “hay dos casos emblemáticos, graves: las declaraciones del exdirector de Pemex, el señor Lozoya, que involucra a expresidentes, exfuncionarios, exlegisladores que cometieron o autorizaron actos de corrupción; y el otro asunto, el del señor García Luna, de cómo el secretario de seguridad pública durante el gobierno de Felipe Calderón estaba al servicio de una de las bandas de la delincuencia organizada”.

Señaló que con Calderón México estuvo “muy cercano [a ser] a un narco Estado”, porque la acusación que se le está haciendo al señor [Gracía Luna] versa sobre sobornos recibidos para permitir actividades ilícitas del narcotráfico y al mismo tiempo combatir, desaparecer, a otras bandas criminales”.

Dijo que las autoridades mexicanas correspondientes deben actuar con responsabilidad y hacer valer el estado de derecho. Consideró que la Fiscalía General de la República lleva a cabo una investigación seria para “saber a ciencia cierta lo sucedido”.

Sobre el proceso contra García Luna en Estados Unidos, dijo que entre las pruebas en el juicio no sólo hay llamadas telefónicas interceptadas, sino cuentas bancarias y de manejo de dinero.