Autor:

El encierro, el temor a enfermarse o a perder seres queridos y la precarización económica multiplican los casos de estrés y depresión, informó Juan Manuel Quijada Gaytán, director general de Servicios de Atención Psiquiátrica de la Secretaría de Salud.

La situación impuesta por la pandemia ha desatado los casos de depresión y estrés que, además, no son atendidos profesionalmente. Estas condiciones se reflejan, a decir de Quijada Gaytán, en enojo, irritabilidad, rebeldía, consumo de alcohol u otras drogas y pensamientos suicidas.

Por ello, exhortó a la población a estar atentos a este tipo de problemas. Explicó que las personas de todos los estratos sociales y de todas las edades están expuestos a los padecimientos de tipo sicológico o siquiátrico. Si se atienden profesionalmente, se puede evitar que se profundicen. Llamó a llamar al 800 911 2000 en caso de necesitar atención al respecto.