Autor:

En México, las pruebas de detección de Covid-19 sólo se realizan a los casos sospechosos, es decir, a las personas que presentan síntomas –tos, fiebre, pérdida del olfato o del gusto, dolor de cabeza, dificultad para respirar, entre otras–, y éstas han disminuido porque se registran menos casos sospechosos, aseguró el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

Si hay menos personas con síntomas se realizan menos pruebas. La inquietud que se tiene es que se piensa que [el gobierno federal] decidió bajar el número de pruebas para bajar el número de casos, pero no es así. La meta no es de hacer pruebas, sino de vigilar la ocupación hospitalaria y vigilar los resultados de laboratorio”, indicó el especialista.

Al respecto, Jean Marc Gabastou, representante de la Organización Panamericana de la Salud, comentó que la cuestión no se trata de saber si se están haciendo suficientes pruebas, sino de saber si las que se hacen están bien, y reconoció que México fue el primer país de la región en establecer la técnica molecular de diagnóstico.

“Si bien el laboratorio es esencial para la detección, el aislamiento y la atención de casos, el evitar la transmisión de persona a persona, gracias a su Sistema de Vigilancia Centinela, es el único modo de evitar, con éxito, la saturación de los hospitales y la reducción de la mortalidad”, aseguró.

Asimismo, dijo, el sistema de atención instrumentado por el gobierno federal ha sido eficiente, seguro y de calidad; “un nivel de atención centrada en la persona, familia y comunidad que ahora se amplía y diversifica con el diagnóstico de laboratorio y éste, a su vez, a las comunidades”.