Autor:

“Yo observaba un interés especial en concretar la operación de compra de la planta de Agro Nitrogenados por parte del presidente Enrique Peña Nieto y de Luis Videgaray Caso. Incluso este último intervino de manera directa para que Nafin [Nacional Financiera] e Indaabin [Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales] aceleraran la evaluación del proyecto y lo aprobaran”, asegura Emilio Lozoya Austin –exdirector general de Petróleos Mexicanos, Pemex– en su denuncia penal interpuesta ante la Fiscalía General de la República.

Al referirse a uno de los dos casos judicializados en su contra –el otro es el de los sobornos de la trasnacional brasileña Odebrecht–, el exfuncionario del peñismo asegura a la autoridad federal que en diciembre de 2012, una vez que Enrique Peña Nieto tomó posesión como presidente de la República, “me instruyó que se tenían que cumplir los compromisos con diversos empresarios. Era sumamente importante que –mediante la Dirección General de Pemex– recibiera indicaciones por parte de Luis Videgaray Caso, con el propósito de beneficiar a los mismos, ya fuese con contratos, compras de inmuebles o bien proveeduría de insumos, entre otros”.

En búsqueda del beneficio del criterio de oportunidad, Lozoya Austin narra su participación en este caso de presunta corrupción que le ha causado pérdidas a la petrolera por más de 24 mil millones de pesos. Según su versión, “el 6 de febrero del 2013, también por instrucciones de Enrique Peña Nielo y dentro del marco político del ‘Pacto por México’ y el acuerdo de impulsar la producción de fertilizantes en el país, se recibió a personal de la empresa AHMSA [Altos Hornos de México] en la sala de juntas ‘La Herradura’, ubicada en el piso 44 de la Torre de Pemex”.

AHMSA –propiedad de Alonso Ancira, detenido en España y en proceso de extradición a México por este mismo caso– “buscaba una sociedad para la producción de fertilizantes nitrogenados. Ellos tenían una planta llamada Agro Nitrogenados, la cual no estaba en operación. La propuesta inicial consistía en entrar en una sociedad en partes iguales. Sin embargo, desde mi punto de vista, dicha sociedad para Pemex no era conveniente, ya que el principal insumo del negocio (‘amoniaco’), lo suministraría Pemex, y bajo ese esquema, la participación de Pemex hubiera estado subvalorada. En dicha reunión yo no estuve personalmente, sino que en representación de Pemex estuvieron Edgar Torres y Carlos Roa, asesor y coordinador de asesores de la Dirección de Pemex, respectivamente. Asimismo, se encontraba el director de PMI Comercio Internacional, quien responde al nombre de José Manuel Carrera Panizzo”.

En su denuncia penal, el exdirector general de la petrolera asegura que “el 14 de mayo de 2013, en acuerdo presidencial en Los Pinos, me reuní con Enrique Pena Nieto y con Luis Videgaray Caso para darle seguimiento a diferentes temas. En específico, ambos me cuestionaron cómo iba el proceso de compra de la planta ‘Agro Nitrogenados’, y cuáles eran los tiempos. Yo les contesté que se estaba realizando una debida diligencia por parte de técnicos de Pemex y de algunos asesores externos. Calculaba, se podría cerrar a fin de año. Ellos preguntaron por qué se tardaba tanto, a lo que referí que eran tiempos normales en una operación de esta índole”.

Tras esa plática, Videgaray Caso habría gestionado ante Nafin y el Indaabin acelerar el proceso. “Entre mis peticiones, solicité apoyo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través de diferentes instancias que tenían que dar cierta información; entre ellas, Nacional Financiera y el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales. Ante esto, Luis Videgaray Caso me cuestionó cuál era el valor estimado de los avalúos, a lo cual respondí que no se habían terminado. Luis Videgaray Caso argumentó que instruiría al director general de Indaabin para acelerar el tema, y que no me preocupara por eso. Lo único que tenía que hacer era acelerar el proceso de compra de la planta, ya que ellos tenían compromisos. Seguido a este comentario, Enrique Pena Nieto le pidió a Luis Videgaray Caso que ellos dos se reunieran con Alonso Ancira Elizondo para tratar temas pendientes sobre apoyos a esta opefación, así como otros temas relacionados con Altos Hornos de México (AHMSA). Lo anterior, atendiendo a que yo tenía una relación previa con Alonso Ancira”.

Según Lozoya Austin, en aquella reunión la petición del presidente fue “que yo no interviniera con Alonso Ancira respecto a la venta de la planta”, debido a la relación previa con el empresario. “Dicha reunión tuvo uno duración aproximada de 40 minutos y fue por la tarde noche del día ya señalado”.

Y agrega: “me llamaba la atención tanto interés personalizado en la compra de dicha planta cuando en términos de importancia para Pemex no representaba ni siquiera el 0.5 por ciento de la totalidad del presupuesto anual de inversiones. Es decir, sí me llamaba la atención que hubiere tanto apoyo y tanto seguimiento por parte del Presidente Enrique Peña Nieto y de Luis Videgaray Caso.

“Además del seguimiento puntal del presidente Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray Caso al proceso de adquisición de la planta, amen de los impulsos institucionales que hacían para agilizar la operación, esta adquisición representaba un interés importante para el entonces secretario de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez (ya que le era rentable políticamente)”.

Más adelante, en su narrativa de hechos se lee: “dentro del proceso de compra, me reuní nuevamente con Luis Videgaray Caso y Enrique Peña Nieto el 11 de noviembre de 2013 en Los Pinos, con el propósito de informarles el resultado  del estudio y la poca disponibilidad de recursos en Pemex para esa operación. Su respuesta fue contundente: que no me preocupara por el dinero, que mejor me ocupara de influir en el Consejo de Administración de PMI de que la adquisición resultaba conveniente. Me indicaron que ellos decidirían el valor de la compra, aproximadamente 275 millones de dólares y que le instruirían a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y [a la] Secretaría de Energía una valuación cercana a dicha cantidad. Asimismo, Luis Videgaray Caso me ofreció apoyar a Pemex con el costo de la rehabilitación a través de Nafin”.

Lozoya Austin afirma: “el comentario fue claro en el sentido de que Enrique Peña Nieto tenía un compromiso de que se terminara dicha operación. Yo decidí no entrar a dicha discusión. En las semanas Subsecuentes, la presión por parte de Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray Caso continuó. Las negociaciones sobre el precio final las llevaron a cabo los encargados de la operación entre PMI Internacional y AHMSA, con el apoyo de Nafin e Indaabin, bajo las órdenes de Luis Videgaray Caso, sin que yo tuviera que insistir ante estas dependencias, ya que de eso se encargó Luis Videgaray. Era evidente el interés personal de Luis Videgaray Caso en que saliera dicha operación, ya sea porque obtendrían un posible beneficio indebido, o bien para pagar los favores anteriormente contraídos, o bien ambos. Desconozco los detalles, montos, fechas, que se hubiesen pactado entre Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray Caso y Alonso Ancira Elizondo. Lo que sí me parece claro es que, mediante esta operación, Alonso Ancira se pudo deshacer de una planta de fertilizantes que no le generaba ingresos y que tenía años sin funcionar”. Al respecto, el exsecretario de Hacienda se ha deslindado de estas acusaciones; no obstante, Lozoya Austin ha entregado ya varias pruebas de sus dichos a la FGR.