Autor:

Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño de Grupo Higa, entregaba dinero en efectivo al presidente Enrique Peña Nieto producto de los contratos que le regalaban dependencias de la administración pública federal, así como de comisiones que cobraba a otras empresas para abrirles paso en Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

De acuerdo con la denuncia de hechos presentada ante la Fiscalía General de la República (FGR) por el exdirector de Pemex Emilio Lozoya Austin, el Grupo Higa fue privilegiado con la adjudicación de contratos para proyectos de ingeniería y obra pública. Luego del escándalo de la Casa Blanca se le dejaron de otorgar contratos, pero se le buscó otro mecanismo para seguir haciendo negocios al amparo de poder público.

En el documento de 60 páginas que comenzó a circular ayer en redes sociales, se describe al empresario Hinojosa Cantú como un traficante de influencias y extorsionador que actuaba a nombre del entonces presidente Peña Nieto.

Según la denuncia penal, las “comisiones” que cobraba Hinojosa Cantú a las empresas que querían ganar un contrato en Pemex y la SCT oscilaban entre el 2 y el 5 por ciento del total del costo final de las obras. “Dichos montos eran entregados en efectivo a Juan Armando Hinojosa y éste, a su vez, los compartía –también en efectivo– con Enrique Peña Nieto”.

En la denuncia, presentada el pasado 11 de agosto, Lozoya Austin detalla que siempre fue presionado de manera “indecente” por Hinojosa Cantú. Asegura que el empresario le dijo, en las propias oficinas de la dirección general de Pemex, que “el presidente le había instruido a hacer negocios en Pemex parta que él y Peña Nieto tuvieran liquidez. De hecho mencionó que requería sumas cuantiosas porque estaba construyendo una ‘Egoteca’” (sic) o “Museo del Presidente”.

En el documento se señala que Hinojosa Cantú incluso extorsionó a “una reconocida empresa de servicios petroleros” con 10 millones de dólares. La empresa extorsionada ni siquiera pudo hacer el negocio y prefirió perder el dinero pues sus dueños “se sentían amenazados”.

Lozoya Austin asegura en la denuncia que, al reunirse con el presidente para conversar sobre su salida de Pemex, el entonces presidente le espetó: “Tú fuiste un obstáculo en el cumplimiento de mis instrucciones respecto de mi compadre Juan Armando y constantemente te negaste a obtener recursos para mi proyecto político” (sic).