Autor:

México ocupa el décimo lugar de los países con mayores índices de impunidad de 69 estudiados por el Índice global de impunidad 2020, presentado por la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP). El principal problema radica en las acciones paupérrimas del sistema de justicia, traducidas en deficiencia y desigualdad para los ciudadanos, afirmó el doctor Juan Antonio Le Clerq Ortega.

El coordinador del Índice enfatizó que México recibió una evaluación del 49.67 –10 puntos arriba del promedio, y 20 puntos por debajo de Tailandia, el que encabeza la lista en este rubro–. Y aunque en el estudio se encontró también niveles altos de impunidad en el funcionamiento del sistema de seguridad, lo referente al de justicia resaltó “como el problema más delicado”.

Asimismo, explicó que el caso de la República Mexicana es preciso tomarlo con pinzas, pues si bien reportó una mejora respecto de su posición en los índices de 2015 y 2017 –al haberse encontrado en los puestos 51 y 66, respectivamente–, “no representa cambios sustantivos en el caso de desarrollo de instituciones y capacidades. Simplemente refleja cambios en la posición de otros países”.

Para el coordinador académico del Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la UDLAP, es “inadmisible” que el caso de México figure dentro de los países con altos niveles de impunidad luego de la puesta en marcha de “una reforma tan ambiciosa de derechos humanos, del tamaño territorial, su capacidad económica, sus poblaciones y las capacidades que deberíamos tener después de muchos años de implementar reformas al sistema de justicia”.

Y es que en México se torna difícil aspirar a una mejora en cuestiones de seguridad, en una justicia más efectiva, porque, “finalmente uno puede hacer cualquier acto y de todos modos queda sin castigarse; puede que lo encarcelen pero sale [libre] por las fallas existentes en el sistema de justicia”, indicó el doctor Luis Ernesto Derbéz Bautista, rector de la Universidad.

Y agregó que “la impunidad es lo que permite que ocurra la corrupción al dejar que exista la inseguridad que hay en México”. Asimismo, aseguró que  “mientras no se combata la corrupción, la impunidad no se acabará tampoco”.