Autor:

“Odebrecht en México sobornó al gobierno mexicano, a su presidente (Enrique Peña Nieto), su secretario de Hacienda (Luis Videgaray Caso), y al Poder Legislativo, mediante diversos actos, entre los que destacan múltiples recursos y promesas de beneficios a las personas que señalaré más adelante; situación que comenzó con el gobierno de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y culminó con el mandato del presidente Enrique Peña Nieto, particularmente durante la negociación de la reforma energética”, denunció Emilio Lozoya Austin, exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex).

La trasnacional brasileña Odebrecht no sólo tuvo contratos y beneficios por parte del Estado mexicano sino que participó junto con otras grandes empresas para influir en la política energética del país mediante la reforma en esa materia, señala en su denuncia penal de 63 páginas presentada ante la Fiscalía General de la República.

Por instrucciones de Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray se facilitaron importantes sumas de dinero a los grupos parlamentarios, utilizando a Pemex como instrumento para dichos fines ilícitos. “Inclusive Odebrecht sabía que los recursos que aportó a partir de 2013 eran en su mayoría para influenciar y apoyar las gestiones que el presidente de la República negociaba en el Congreso de la Unión”.

Imagen de EMilio Lozoya con Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto

Asimismo, Lozoya Austin no sólo denunció la adquisición de la planta chatarra Agro Nitrogenados y el gasto multimillonario en su rehabilitación, sino también otros hechos de corrupción que acontecieron en los sexenios de Calderón y Peña Nieto.