Autor:

De 2012 a la fecha, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) ha recibido y documentado 866 quejas relacionadas con violencia laboral por razón de género; de ellas, 61 están aún en investigación, informó Nashieli Ramírez Hernández.

Durante su participación en el ciclo de conferencias virtuales “Acoso, hostigamiento sexual y violencia laboral” –convocado por el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE)–, la titular de la CDHCM advirtió que la violencia laboral por razón de género es una violación a los derechos humanos que afecta la dignidad de las personas y, en particular, de las mujeres. Por ello, recomendó aplicar el principio de cero tolerancia y los más altos estándares de intervención, establecidos en el Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Y añadió en su exposición las nuevas modalidades de acoso y hostigamiento que se desarrollan en el marco de la contingencia por la emergencia sanitaria de Covid-19, como la violencia en el trabajo desde casa.

Por su parte la quinta visitadora de la CDHCM, Nadia Sierra Campos, explicó que se deben reconocer las diferencias “entre lo que es el maltrato, la discriminación y el acoso laborales; lo que es y no es acoso laboral, así como el acoso sexual en este ámbito”. En ese sentido, dijo que el maltrato laboral genera un entorno intimidatorio y el acoso laboral “es uno o más eventos relacionados con el entorno del trabajo, con independencia de la relación jerárquica”.

Finalmente, la defensora Nashieli Ramírez recordó que la Recomendación 6/2019 –dirigida a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México; a la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC); a la Consejería Jurídica y de Servicios Legales (CEJUR), en específico al Registro Civil; a los Servicios de Salud de la Ciudad de México; y al Instituto de Educación Media Superior de la Ciudad de México (IEMS)– por casos relacionados con hostigamiento sexual en ámbitos laborales y educativos apunta a desnaturalizar el acoso, hostigamiento, violencias en el ámbito laboral y a promover la no revictimización.