Autor:

Por la Covid-19 muchas niñas, niños y adolescentes desertarán de las escuelas  y muchas de éstas, cerrarán. Consecuentemente, la situación arrojará a los infantes a incorporarse al trabajo; por tanto, incrementará su vulnerabilidad frente a la explotación laboral, consideró la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDM), Nashieli Ramírez Hernández.

Durante su participación en el foro “Prevención de la trata de personas en NNA, diferencias entre trabajo infantil y explotación”, llamó a asegurar de forma interinstitucional el derecho a la educación de niñas, niños y adolescentes, con el fin de evitar la deserción escolar y erradicar el trabajo infantil, la explotación laboral y la trata.

Indicó que en la Cuidad de México fácilmente se observa el trabajo infantil en el sector informal, específicamente son un foco rojo los mercados públicos, tianguis y la Central de Abasto. Asimismo, los menores vendedores de flores y otros productos en las calles ­–­expuestos durante la noche y madrugada– son vulnerables a ser víctimas de trata o explotación laboral.

La defensora de los derechos humanos señaló que existe una diferencia entre el trabajo infantil y el trabajo normativo. Al respecto mencionó que “el trabajo infantil es peligroso y perjudicial para el bienestar físico, mental o moral de los niños, niñas y adolescentes, porque interfiere en su escolarización al privarlos de asistir a clases o, si lo hacen, es en condiciones de desventaja, debido al desgaste físico; y porque no ejercen su derecho al juego”.

En contraste, el trabajo formativo es la distribución de las labores al interior del hogar entre hijas e hijos de acuerdo a su edad, o el trabajo familiar dedicado a ciertas labores y que puede ir formando, mientras no interfiera con el ejercicio de derechos, aseveró la defensora.

Finalmente, en cuanto a los compromisos de los países para la erradicación del trabajo infantil, la titular de la CDHDM dijo que con la Covid-19 y sus efectos se deberán de replantear, ello en términos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2021.

Mencionó que la agenda debe enfocarse en la cláusula del nuevo Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, “que prevé diagnósticos y escrutinios de los grupos empresariales sobre el trabajo infantil en los productos, servicios y bienes de exportación.”