Autor:

Con reformas a la Ley Federal del Trabajo y la Ley Federal de los Trabajadores, se busca revisar la protección jurídica que tiene el trabajador al realizar sus actividades de manera remota, así como las obligaciones y derechos del patrón, refirió el Cuadro analítico de propuestas legislativas número 42 del Instituto Belisario Domínguez.

Ello porque la pandemia por el SARS-CoV2, ha incrementado el trabajo a distancia –actividades remuneradas fuera del centro laboral mediante el uso de tecnologías de la información y comunicación– evidenciando en ese proceso, la falta de capacidad de las empresas para que los trabajadores pudieran hacer su trabajo a distancia, desde casa, mediante el uso de las tecnologías de información y comunicación (TIC).

El reporte elaborado por la investigadora Carla Angélica Gómez Macfarland indicó que la pandemia de Covid-19 también puso en evidencia la poca eficacia del marco jurídico vigente en cuanto a la realidad del teletrabajo.

Por ello, a través de ocho reformas se busca incluir la definición de teletrabajo, trabajo a distancia o trabajo en casa, teletrabajador –establecer los elementos que deben contener convenios de esta naturaleza–, así como promover el equilibrio de la relación laboral de los teletrabajadores a fin de que gocen de trabajo decente e igualdad de trato en cuanto a remuneraciones formación, capacitación.

De igual forma, establecerán las obligaciones y responsabilidades del empleador y del teletrabajador precisadas en una Norma Oficial Mexicana, así como que las autoridades laborales establezcan una red nacional de asesoría, promoción y fomento del teletrabajo en organizaciones públicas, privadas y sociales y que el patrón proporcione oportunamente a los trabajadores la tecnología de la computación y el software adecuado para la protección y seguridad de la información permitiéndoles utilizarlos en su domicilio.

Asimismo, el informe señaló que, en casos de emergencia o contingencia sanitaria, podría ser un derecho del trabajador solicitar trabajar a distancia si la naturaleza de sus actividades lo permiten o para equilibrar la vida personal y laboral.

“Los diputados y senadores han detectado la necesidad de la sociedad de dar un paso hacia el teletrabajo o trabajo a distancia, no solo por alguna situación extraordinaria como lo es una pandemia, sino por la necesidad real y cada vez más latente de encontrar un equilibrio entre la vida profesional y personal, y así, tener a trabajadores plenos en distintos aspectos de su vida”, explicó Gómez Macfarland.

Finalmente, señaló que, aunque no todos los trabajos pueden realizarse a distancia, es importante explorar la opción del teletrabajo para aquellas actividades que puedan realizarse sin la presencia del empleado en las oficinas del empleador brindando certeza jurídica, obligaciones y derechos laborales a los sujetos involucrados en la relación de teletrabajo regulando la modalidad en leyes aplicables.