Autor:

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que es necesario hacer público el video presentado por Emilio Lozoya, exdirector general de Petróleos Mexicanos, ante la Fiscalía General de la República como prueba en sus denuncias penales. “Es un asunto de Estado”, afirmó.

“Hay que poner al descubierto toda la corrupción, siempre respetando el debido proceso. Me interesa que el pueblo lo vea para estigmatizar la corrupción y castigar a los corruptos”, indicó el titular del Ejecutivo. Y bromeó que este caso es como un “pago por evento”.

Como se sabe, en las denuncias penales que presentó Lozoya Austin señaló directamente a los expresidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, así como al exsecretario Luis Videgaray, un exdiputado, cinco exsenadores y un exsecretario de finanzas de un partido político de participar en la trama de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht.

Durante su conferencia celebrada en Acapulco, el primer mandatario indicó que es importante que la gente vea cómo se repartía el dinero, cómo se compraban voluntades, conciencias y votos, esto “para no regresar a lo mismo”. Y dijo que aunque esa no sería una prueba fundamental en el proceso judicial, si lo sería en el juicio moral que hará el pueblo de México.

“He estado preguntando con abogados y al parecer las pruebas [el video presentado por Lozoya] no son de valor en lo legal, pero en lo moral son de primer orden”, aseguró López Obrador.

Además, reiteró su postura de realizar una consulta popular para que sean los ciudadanos quienes determinen si se debe proceder legalmente contra los expresidentes de México que resulten implicados, pero advirtió que entonces no se trataría sólo de los dos que están denunciados penalmente, sino de todos empezando por Carlos Salinas.