Autor:

Brindar salud sexual y reproductiva otorga mejores oportunidades de desarrollo a la población de 12 a 29 años de edad, ya que el inicio de la vida sexual es un episodio crucial en la juventud, advirtieron el Consejo Nacional de Población (Conapo) y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Ello, debido a las implicaciones para su futuro –asumir nuevos roles y patrones de comportamiento que tendrán efectos en su salud sexual y reproductiva– que modifican su desarrollo durante la edad adulta.

No obstante, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2018-19) reveló que el grupo de personas de 12 a 19 años de edad –14 por ciento de los hombres y 26.1 por ciento de las mujeres– no utilizaron métodos anticonceptivos en la primera relación sexual; mientras que, en el grupo de 20 a 29 años de edad, el 25.2 de los hombres y 35.6 por ciento de las mujeres no los usaron.

De igual forma, de las personas que usaron protección anticonceptiva, en el grupo de 12 a 19 años, el condón masculino lo utilizó un 82.7 por ciento de los hombres y un 69.2 por ciento de las mujeres; en tanto que en el grupo de 20 a 29 años se observó un patrón similar al de las personas más jóvenes en el uso de condón en el inicio sexual: 72.1 por ciento hombres y 59.3 por ciento mujeres.

Con respecto a la última relación sexual, en el grupo de 12 a 19 años de edad que no utilizaron ningún método anticonceptivo, 15.8 por ciento son hombres y 28.5 por ciento, mujeres; en tanto que el uso en las personas de 20 a 29 años, 25.1 por ciento para hombres y 33.1 por ciento de las mujeres.

Además, en 2018 el 46.2 por ciento de las mujeres de 12 a 19 años de edad y 75.9 por ciento de las de 20 a 29 años estuvieron embarazadas alguna vez en los 5 años anteriores a la entrevista; el 22.1 por ciento del grupo 12 a 19 años y 4.9 por ciento del grupo de 20 a 29 años estaba embarazada en el momento de la encuesta.

Asimismo, la ENSANUT resaltó los daños a la salud de la población joven como el atropellamiento y los choques entre vehículos automotores debido a el consumo de alcohol, drogas o ambos.

En el caso de las adicciones y salud mental, las personas jóvenes son las que están en mayor riesgo de consumo de sustancias adictivas, pero al mismo tiempo es el grupo donde las acciones de prevención pueden lograr un mayor efecto.

“Actualmente, 5.7 por ciento del grupo de personas entre 10 a 19 años fuma, mientras que en los de 20 a 29 años el porcentaje aumenta a 22.4 por ciento. En relación con el consumo mensual de alcohol, el 19 por ciento del grupo de 10 a 19 años y 45.4 por ciento de 20 a 29 años, lo ingirieron en exceso”, explicaron las dependencias.

Por ello, en el marco del Día Internacional de las Juventudes, el Conapo y el INSP resaltaron la importancia de garantizar los derechos humanos de las y los jóvenes, especialmente a la salud, la atención y cuidado especializado a la juventud, la promoción de la salud sexual y reproductiva, así como la información y prevención contra el alcoholismo, tabaquismo y uso indebido de drogas.

“Brindar información sobre salud sexual y reproductiva y promocionar estilos de vida saludable entre la población joven les permitirá tomar decisiones libres, responsables e informadas para la construcción de su plan de vida, así como obtener mayores y mejores oportunidades de desarrollo, lo que traerá beneficios a las y los jóvenes, sus familias y comunidades”, señalaron las dependencias.