Autor:

Genaro García Luna era el dedo chiquito de Felipe Calderón y resulta que está involucrado con el narcotráfico, criticó esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Nuevamente, el primer mandatario hizo referencia al enojo del expresidente Calderón porque el lunes pasado señaló que en su gobierno hubo un narco-Estado, en referencia a los nexos de sus exfuncionarios de seguridad con el Cártel de Sinaloa.

“No crean que yo vengo aquí con ideas elaboradas, vengo a platicar con ustedes. Entonces se me salió así lo del narco-Estado, porque escritores, analistas que simpatizan con nuestro movimiento, […] hablaban de un narco-Estado y yo no lo creía así”.

El presidente dijo que esas críticas se dieron desde que empezó Calderón con estas políticas de querer resolver la delincuencia organizada con la fuerza pública.

“Esto data del gobierno de Calderón y empezaron a hablar del narco-Estado y yo no creía en eso. Pero ahora empieza uno a recordar cómo ajusticiaron a Arturo Beltrán Leyva en Morelos, cómo le ponen billetes en el cuerpo, todo un montaje. Qué es eso. Y la relación con el gobierno de Estados Unidos, como la entrada de las armas: un acuerdo secreto [el operativo Rápido y Furioso] que violó nuestra soberanía”.

Ante ello, López Obrador cuestionó cómo “un secretario de Seguridad, un policía, llega a tener departamentos en Miami. Una gran descomposición”, de la cual, supuestamente, Calderón nunca se enteró.