Autor:

El pasado 10 de agosto se registró el decomiso de un cargamento ilícito de 678.4 kilogramos de cocaína en el Puerto de Manzanillo, Colima, que fue calificado por la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) como “un golpe certero a las estructuras financieras de la delincuencia”.

Además de los elementos de la Unidad Naval de Protección Portuaria, en la operación participaron la Administración General de Aduanas y la Fiscalía General de la República (FGR), indicó la Semar.

Agregó que dicho aseguramiento se llevó a cabo durante la inspección no intrusiva con rayos X por personal de Aduanas pertenecientes al Servicio de Administración Tributaria y de la Unidad Naval en un contenedor descargado de un buque con bandera japonesa, procedente de Colombia, con destino final de Yokohama, Japón.

De acuerdo con el boletín de prensa, “al momento de la inspección fueron localizados 11 costales de rafia color negro, los cuales contenían en su interior paquetes en forma de ladrillos. Se tomaron muestras del material y con un equipo de detección de sustancias ilícitas se encontró como resultado cocaína, en un total de 575 paquetes y un peso de 678.4 kilogramos”.

Dicho cargamento ilícito fue puesto a disposición de las autoridades competentes para la integración de la carpeta de investigación. “Con estas acciones, Aduanas –en coordinación con otras instancias del gobierno de México– refuerza el ABC institucional que se traduce en: aumentar la recaudación, bajar la evasión y elusión fiscal, y combatir la corrupción”.