Autor:

Emilio Lozoya Austin –exdirector general de Petróleos Mexicanos– presentó esta mañana denuncias penales contra los expresidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón Hinojosa y al exsecretario de Estado Luis Videgaray Caso por su presunta participación en el entramado de sobornos de la trasnacional brasileña Odebrecht.

De acuerdo con el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, fueron cuatro los sobornos millonarios vinculados a esas denuncias de hechos, en las que también implicó a exsenadores, exdiputados federales y empresarios.

Lozoya Austin entregó a las autoridades federales un video, recibos y cuatro testimonios que supuestamente documentan el manejo de esos sobornos, además de revelar nombres de los beneficiados. En los próximos días ratificará sus acusaciones y presentará más pruebas de sus señalamientos, y la propia FGR hará investigaciones para determinar si se judicializan los casos.

Según el fiscal Gertz Manero, Lozoya Austin señaló en sus denuncias que una serie de sobornos que pasa de los 100 millones de pesos se destinaron fundamentalmente para la campaña electoral de 2012, de Peña Nieto, y que fueron el expresidente de México y el que fuera secretario de Hacienda en el sexenio pasado –Luis Videgaray Caso– quienes le ordenaron entregar los sobornos a asesores electorales extranjeros que colaboraron y trabajaron en la campaña.

El fiscal general detalló que hay otra parte en las denuncias que hablan sobre Etileno XXI, donde también se operaron beneficios de carácter económico por parte de Odebrecht y su filial en México. “También existe otra parte que habla de Etileno XXI, que eso fue durante la administración anterior, y en específico él [Lozoya] señala que también hubo una serie de beneficios de carácter económico a esa empresa que está vinculada con una empresa mexicana que es socia de Odebrecht y que ahí también se les dieron una serie de privilegios en los insumos en los que el gobierno federal tuvo pérdidas muy graves”.

Como se sabe, el caso Etileno XXI involucra directamente al gobierno del expresidente Felipe Calderón Hinojosa y no al de Peña Nieto, por lo que se entiende que al apuntar en sus denuncias que se trata de “la administración anterior”, Lozoya Austin señala directamente al calderonismo.

Además, a la empresa que alude probablemente sea Idesa, que tendría como accionistas al exembajador Gerónimo Gutiérrez Fernández y al exsecretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, quien recientemente presentó su renuncia al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Gertz Manero explicó que los otros sobornos fueron: uno por más de 120 millones de pesos para la compra de votos para las reformas estructurales [en especial la energética] de 2013-2014. De éstos, Lozoya señaló que tanto Peña como Videgaray le ordenaron entregar esos recursos a un diputado federal y cinco senadores.

Otro soborno fue por más de 84 millones de pesos para varios legisladores, cuyos nombres coinciden con los del diputado federal y los cinco senadores –de los cuales la FGR se reserva los nombres hasta que se judicialicen los casos, y entre quienes podría estar el excandidato presidencial por el PAN, Ricardo Anaya– y un exsecretario de Finanzas de un partido político.

Y otro soborno por más de 200 millones de pesos, dirigidos a la reforma electoral, a través de un enlace de Lozoya Austin, del cual también ha revelado el nombre a la FGR. El fiscal general indicó que el exdirector de Pemex también habló de dos empresas privadas, de las cuales presentó elementos de prueba.

A partir de estas denuncias, la FGR iniciará diligencias , ratificaciones, solicitará la presencia de los testigos pero también citará a declarar a las personas que Lozoya Austin imputó; es decir, a los expresidentes Felipe Calderón, Peña Nieto y el exsecretario Luis Videgaray.