Autor:

Durante mayo, la inversión fija bruta cayó 4.46 por ciento debido a la incertidumbre y los efectos económicos asociados a la pandemia por el SARS-CoV-2 que ha mermado la perspectiva de los inversionistas y postergado los gastos de capital de las empresas, informó el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) en su análisis Inversión fija bruta.

Advirtió que la inversión fija bruta ha mostrado una evolución desfavorable desde 2018; sin embargo, dentro del contexto por la emergencia sanitaria, la apertura gradual de las actividades económicas –en particular de la construcción– ha frenado su deterioro.

El análisis del CEFP –dependiente de la Cámara de Diputados– indicó que los elementos de la inversión fija bruta –integrada por los bienes utilizados en el proceso productivo durante más de un año sujetos a derechos de propiedad– tuvieron un comportamiento negativo, ya que el gasto en construcción bajó 0.51 por ciento en el quinto mes de 2020, y la inversión en maquinaria y equipo disminuyó 9.52 por ciento.

Por ello, el Centro alertó que la inversión fija bruta profundizó su tendencia a la baja: decreció 39.65 por ciento real anual en mayo, y en un año cayó 7.39 por ciento.