Autor:

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que todos los Estados miembro han ratificado universalmente el Convenio 182 sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil, que impulsa la erradicación del trabajo infantil, incluidas la esclavitud, el trabajo forzoso y la trata de menores de edad.

Asimismo prohíbe la utilización de niños en conflictos armados, en prostitución, en pornografía y en actividades ilícitas como el tráfico de drogas.

El Convenio 182 –uno de los ocho Convenios Fundamentales de la OIT–, alcanzado unos pocos meses antes de que comience el Año Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil en 2021, representa la voluntad de todos los Estados Miembros de la OIT de erradicar el trabajo infantil y abolir el trabajo forzoso. Éste se depositó formalmente por la embajadora del Reino de Tonga, Titilupe Fanetupouvava’u Tuivakano, con el director general de la OIT, Guy Ryder, este 4 de agosto.

Al respecto, Guy Ryder aseveró que “la ratificación universal del Convenio 182 constituye un hito histórico y permitirá que todos los niños gocen a partir de ahora de protección jurídica frente a las peores formas de trabajo infantil”.

Según estimaciones de la OIT, hay 52 millones de niños que trabajan; de ellos, 73 millones llevan a cabo trabajos peligrosos. El 70 por ciento del trabajo infantil tiene lugar en el sector agrícola y obedece principalmente a situaciones de pobreza y a las dificultades de los padres para encontrar un empleo digno.

Con sus registros, indicó que de 2000 a 2016, la incidencia del trabajo infantil disminuyó en casi un 40 por ciento, a raíz del índice de ratificación de los Convenios 182 y 138 (sobre la edad mínima para trabajar) y la adaptación de legislaciones y políticas eficaces en los países. No obstante, señaló, el ritmo de los avances ha sido menor en los últimos años en relación con el grupo de menor de edad de 5 a 11 años y determinadas zonas geográficas. Y advirtió que, como consecuencia del virus SARS-CoV-2, existe un riesgo real de que se produzca un retroceso y puede que el trabajo infantil aumente por primera vez en 20 años.