Autor:

A 5 años de los feminicidios de Mile Martín, Yesenia Quiroz, Nadia Vera y Alejandra Negrete y del homicidio del fotógrafo Rubén Espinosa, ocurridos el 31 de julio de 2015 en el número 1909 de la calle Luz Saviñón de la colonia Narvarte, las familias de las víctimas siguen exigiendo el esclarecimiento del caso, justicia y reparación del daño.

En una carta dirigida a Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, y a Ernestina Godoy, fiscal general de Justicia, las familias señalaron que las líneas de investigación no están siendo agotadas y la razón del crimen sigue sin conocerse. Igualmente, apuntaron que han sufrido revictimización, estigmatización, filtración y mal manejo de información.

Ello, por la primera versión de los hechos que el gobierno capitalino filtró en 2015, en la que aseguraba que los asesinatos fueron consecuencia de “robo” por temas vinculados a drogas. Sin embargo, dicha versión nunca fue investigada y desestimó las amenazas previas que Rubén y Nadia sufrieron por su trabajo periodístico y de defensa de los derechos humanos, respectivamente.

Agregaron la grave violación a los derechos humanos con la filtración en medios de comunicación de fotos explícitas del crimen, datos de la investigación e información personal de las víctimas en la que no se respetó la dignidad de la persona, la confidencialidad de la información y la no revictimización, lo que contraviene estándares internacionales y el Protocolo de Investigación Ministerial , Policial y Pericial del Delito de Feminicidio.

Las familias señalaron que el 6 de marzo de 2019, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) se comprometió a investigar la labor periodística de Nadia y Rubén, el posible vínculo con el crimen y a sancionar a los responsables de las filtraciones de información. Hasta ahora, afirmaron, no hay clarificación ni posibles culpables de los hechos.

Ante este contexto, continúan demandando su derecho a la verdad y, a 5 años de impunidad instaron a las autoridades responsables a establecer lo ocurrido el 31 de julio de 2015 e identificar a los autores materiales e intelectuales y a cumplir con los compromisos asumidos el 6 de marzo del año pasado por la FGJCDMX.

Asimismo, en cumplimiento de la Recomendación 4/2017 de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, exigieron que la FGJCDMX investigue y establezca sanciones a quienes filtraron información o incurrieron en omisiones dentro de la investigación, con el fin de garantizar la no repetición. Finalmente, solicitaron tener una reunión con las autoridades para que les den a conocer los avances de la investigación.