Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador exhibió este día al comunicador Carlos Loret de Mola como servil al régimen pasado y quien ocultó actos de corrupción, como la compra irregular de la planta chatarra de Agro Nitrogenados, por la cual ahora se juzgará al exdirector general de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin.

En su conferencia desde Oaxaca, recordó que, al ser candidato a la Presidencia de México fue entrevistado de forma hostil por Loret de Mola, a quien le comentó que uno de los actos de corrupción del sexenio entonces en curso fue la compra de la planta de fertilizantes, sin embargo “él no le dio importancia”.

Y agregó: “tuve la suerte de que me entrevistara Loret de Mola y, en ese entonces, los medios se ponían del lado del régimen. En esa entrevista me dijo Loret que si tenía pruebas de la corrupción y mencioné la compra de la planta de fertilizantes y todo lo que había hecho Pemex. Él sólo alzó las cejas y no dio importancia a lo que había denunciado”.

El primer mandatario aseguró que al siguiente día, el comunicador entrevistó a Emilio Lozoya y él lo negó, por lo que “yo terminé de mentiroso”. Sin embargo, “hace 3 días leí una columna se Loret de Mola ya con otra opinión. No cabe duda que hasta las piedras cambian de parecer”.

Posteriormente, el equipo de comunicación de López Obrador presentó el video pero de una entrevista en el programa “Tercer Grado”, de Televisa, en el que el presidente evidenció la compra de la planta de fertilizantes, esto junto con otros comunicadores como Denise Maerker y Raymundo Rivapalacio.

También presentaron la entrevista de Loret de Mola a Emilio Lozoya, en la que se le escucha decir que lo declarado por López Obrador “era una mentira”, y aunque reconoció que Pemex tenía finanzas endebles, aseguró que “estaba encontrando su estabilidad”.

Respecto a las opiniones escritas por el columnista en el periódico El Universal, sobre la corrupción de Lozoya Austin y que leyó el vocero Jesús Ramírez en la conferencia, el presidente López Obrador comentó: “ningún guionista de Netflix puede hacer eso: ahora resulta que Loret de Mola se volvió paladín de la verdad”.