miércoles 2, diciembre 2020

Autor:

El recorte de 64.8% en el gasto de publicidad oficial aplicado por el gobierno de López Obrador no fue parejo: Por Esto!, Tabasco Hoy, Proceso, Reforma y La Jornada recibieron incrementos millonarios. En el primer caso, de cero pesos facturados en 2018 pasó a 60 millones; mientras que a Proceso y Reforma, a los cuales el presidente calificó de “amarillistas”, incrementaron el año pasado sus ingresos en 540% y 275%, respectivamente. El resto de medios sufrió recortes que en algunos casos fue de hasta el 100%

En 2019, primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, premió a cinco medios de comunicación –Por Esto!, Tabasco Hoy, Proceso, Reforma y La Jornada– con aumentos de más del ciento por ciento en el gasto publicitario federal, mientras que el resto fue severamente castigado con recortes de hasta el ciento por ciento respecto de lo que facturaron en 2018, último año del gobierno de Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con la información de la Secretaría de la Función Pública, al concepto 3600 –partidas presupuestarias 36101 y 36201 “Servicios de comunicación social y publicidad”, y 33605 “Información en medios masivos derivada de la operación y administración de las dependencias y entidades”– le destinó un total de 3 mil 245 millones 595 mil 820 pesos en el primer año de su mandato, mientras que el gobierno de Peña, en 2018, gastó 9 mil 226 millones 856 mil 108 pesos. Así, el recorte presupuestal fue del 64.8 por ciento.

No obstante, cinco medios de comunicación (cuatro periódicos y una revista semanal) fueron privilegiados en el contexto de la “austeridad republicana” como la entiende el presidente López Obrador.

El medio más beneficiado fue Por Esto!, que de no facturar nada en 2018, logró contrataciones por 60 millones 821 mil 365 pesos en el primer ejercicio de la actual administración. El periódico editado por la empresa Centro de Cultura Nuestra América, y que circula en la península de Yucatán, es propiedad del periodista Mario Menéndez Rodríguez, a quien se le identifica como “amigo” de López Obrador.

En el grupo de los cinco beneficiados figura otro “amigo” del primer mandatario: Miguel Cantón Zetina, dueño de Tabasco Hoy. De acuerdo con la información oficial de la SFP, este diario –editado por la empresa Organización Editorial Acuario– pasó de obtener recursos federales por apenas 105 mil 563 pesos en 2018, a 50 millones 923 mil 510 pesos en 2019, lo que representó una variación porcentual de 48 mil 140 por ciento a su favor.

En tercer lugar, está la revista Proceso, vinculada al consejero jurídico de la Presidencia de la República, Julio Scherer Ibarra, quien se separó de la presidencia del Consejo de Administración de esa revista el 14 de enero de 2019 y fue suplido por su hermana la periodista María Scherer, integrante del proyecto antiobradorista LatinUs, que dirige el periodista Carlos Loret.

Proceso pasó de obtener ingresos federales por 2 millones 42 mil 300 pesos en el último año del gobierno de Enrique Peña, a 13 millones 82 mil 960 pesos el año pasado, lo que representó una variación porcentual a su favor del 540.6 por ciento más.

Otro medio que todos los días critica López Obrador en sus conferencias de prensa “mañaneras”, también forma parte del selecto grupo que vio incrementar sus ingresos por publicidad federal: el periódico Reforma. Y es que este diario propiedad del empresario Alejandro Junco de la Vega obtuvo 275.2 por ciento más presupuesto público en el primer año del gobierno lopezobradorista que lo que facturó en el último año de Peña: pasó de 15 millones 763 mil 40 pesos en 2018, a 59 millones 145 mil 85 pesos en 2019.

Considerado históricamente un “aliado” a la causa política de López Obrador, el periódico La Jornada es el quinto medio privilegiado en el contexto de la llamada “austeridad republicana”, con un incremento de 106.9 por ciento de publicidad gubernamental. Y es que el diario que dirige la periodista Carmen Lira Saade pasó de 121 millones 589 mil 913 pesos en 2018, a 251 millones 646 mil 668 pesos en 2019.

Los incrementos a estos cinco medios contrastan con el compromiso del presidente de recortar el presupuesto destinado a la publicidad oficial, pero ejerciéndolo de forma transparente y equitativa. El 9 de enero pasado, el propio López Obrador dijo en su conferencia mañanera que su vocero Jesús Ramírez establecería una “política de la distribución de los recursos que maneja el gobierno para la publicidad, cuáles son los criterios y que se transparente”.

Y agregó: “vamos a que alcance: ahora es menos, poquito porque es bendito. Si se distribuye bien, con justicia, va a alcanzar. Porque tenemos también la obligación de apoyar a los medios de comunicación, es un derecho el derecho a la información, y se tiene que fomentar sin condiciones. No es darle la publicidad para silenciar a los medios. No, sino que se pueda llevar a cabo el ejercicio del periodismo y lograr la información a la gente”.

No obstante, cientos de medios de comunicación sufrieron recortes que van de menos 30 por ciento a la marginación total de ese recurso público, es decir, hay algunos que de plano no facturaron nada en 2019.

Los disparejos recortes

La variación porcentual entre lo facturado en 2018 y 2019 por los siete medios más beneficiados en el gobierno de Peña Nieto –Grupo Televisa, TV Azteca, Grupo Imagen, Grupo Fórmula, El Universal, Organización Editorial Mexicana (El Sol de México) y Grupo Milenio– revela la discrecionalidad en la aplicación de los recursos. Y es que ésos recibieron el 47.6 por ciento –24 mil 729 millones 796 mil pesos– de los 51 mil 893 millones 753 mil pesos que gastó en 6 años la administración anterior, pero en la actual vieron mermados los contratos de publicidad federal.

Por ejemplo, en el caso de Televisa, propiedad del empresario Emilio Azcárraga Jean, la caída de sus ingresos por publicidad oficial federal fue de menos 77.3 por ciento, pues de obtener contrataciones por 1 mil 591 millones 760 mil 240 pesos en 2018, pasó a 360 millones 253 mil 325 pesos en 2019.

Para TV Azteca el recorte fue de menos 70.4 por ciento: los 1 mil 172 millones 552 mil pesos que facturó en el último año del gobierno peñista contrastan con los 346 millones 891 mil 549 pesos del año pasado. Lo que significó un recorte de 825 millones 660 mil pesos.

En el caso de Grupo Imagen, propiedad del empresario Olegario Vázquez Raña y su hijo Olegario Vázquez Aldir, la variación entre un ejercicio y otro fue de -85.8 por ciento: pasó de 659 millones 313 mil 50 pesos en 2018 a sólo 93 millones 605 mil 146 pesos en 2019.

La variación porcentual en el caso de Grupo Fórmula, propiedad del empresario Rogerio Azcárraga –uno de los medios que alberga a los columnistas que más critica el presidente López Obrador por su “falta de profesionalismo y ética”– fue de menos 70.4 por ciento: de 389 millones 263 mil 510 pesos en el último año de Peña pasó a facturar 115 millones 70 mil 771 pesos en el primer año de la llamada “cuarta transformación”.

El quinto medio más beneficiado por el gobierno priista el año pasado, El Universal, propiedad del empresario Ealy Ortiz, vio reducidos sus ingresos por publicidad federal en menos 74.4 por ciento, pues en 2018 consiguió contrataciones por 333 millones 578 mil 650 pesos, pero en 2019 bajó a 85 millones 186 mil 416 pesos, es decir le recortaron 248 millones 392.2 mil pesos.

En este grupo de siete medios, el más golpeado por el recorte fue la Organización Editorial Mexicana, propiedad de la empresaria Paquita Ramos de Vázquez Raña, con una variación de menos 93 por ciento, puesto que de 250 millones 970 mil 580 pesos que recibió el año antepasado, bajó a 17 millones 551 mil 982 pesos el año pasado.

El Grupo Multimedios (Milenio), propiedad del empresario Francisco González, que recientemente anunció la desaparición de su edición impresa del domingo, pasó de 194 millones en 2018 a 67 millones 271 mil 804 pesos en 2019, por lo que la variación fue de menos 65.3 por ciento.

Los más castigados

Otros medios y periodistas que en el pasado gobierno fueron beneficiados con el gasto publicitario, en el sexenio de López Obrador no obtuvieron recursos de las partidas presupuestales federales.

De acuerdo con una muestra hecha por Contralínea, en esa situación están los columnistas Óscar Mario Beteta, cuya empresa Comentaristas y Asociados facturó 20 millones 610 mil 430 pesos en 2018 pero no consiguió un solo contrato el año pasado.

En esa misma situación están las empresas de Joaquín López-Dóriga (Ankla, Astron, Premium, Plataforma Digital), que de 16 millones 928 mil 480 pesos en 2018 pasó a cero en 2019. Lo mismo ocurrió con las empresas de los periodistas Ricardo Alemán, Pablo Hiriart, Jorge Fernández Menéndez, José Cárdenas, Rafael Cardona, Francisco Garfias, Salvador García Soto, Francisco Cárdenas Cruz, Eduardo Ruiz Healy y Francisco Santiago. Tampoco recibieron recursos públicos las revistas Voz y Voto, Nexos, Este País y Etcétera, entre otras.

A las revistas Siempre y Expansión les aplicaron recortes de casi el ciento por ciento. En el primer caso, de 7 millones 413 mil 720 pesos que obtuvo en 2018 pasó a apenas 24 mil 137 pesos en 2019, lo que representó un recorte del 99.6 por ciento. Y la segunda publicación de cobrar 70 millones 667 mil 530 pesos en el último año peñista, sólo facturó 3 millones 319 mil 437 pesos el año pasado, lo que significó una variación de menos 95.3 por ciento.

Otros medios que destacan por sus recortes son: Grupo MVS, de la familia Vargas, con 89.6 por ciento; los diarios La Razón, 83.8; 24 Horas, 82.4; El Heraldo, 80.7; Grupo Acir, 78.8; SDP Noticias, de Federico Arreola, 77.5; El Economista, 73.4; El Financiero, 72.7; Líderes Mexicanos, 68.2; Contralínea, 62.5; Publimetro, 55.8; Grupo Radiorama, 50.9; y Radio Centro, 31.7 por ciento.