Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró que en unas horas se concrete la extradición de Emilio Lozoya Austin, exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), al país, pues éste colaborará con las autoridades judiciales en desvelar la corrupción que hubo en la petrolera durante el sexenio pasado.

Al respeto, destacó las pérdidas que sufrió Pemex por la compra de la planta chatarra de Agro Nitrogenados, por la que se pagaron de más 200 millones de dólares.

Y agregó: “y también hay información de que para obtener los votos de la reforma energética hubieron sobornos [a los legisladores]. Todo esto debe darse a conocer. Qué bien que aceptó el señor Lozoya regresar y se comprometió a informar cuál es la situación, porque nos interesa la verdad en todo esto”.

El presidente dijo que “tenemos que acabar con la corrupción, arrancarla de raíz, y que no sea bien visto quien se dedique a sacar provecho al amparo del poder público. Los servidores públicos estamos más obligados a cumplir las leyes que los demás”.

Criticó que en el pasado sólo se estigmatizaba a quienes robaban carteras o incluso prendas de los tendederos, pero “los grandes ladrones ni siquiera perdían su respetabilidad. Ya que se acabe eso, porque la justicia no sólo es tener a los delincuentes en la cárcel”.

López Obrador dijo en su conferencia desde Guanajuato que “el pueblo de México no es corrupto, es honesto. Esto se fue imponiendo desde arriba [la idea de que la corrupción era parte de la cultura] y quisieron corromper a todos, pero no pudieron. Hay que estigmatizar al corrupto, que dé vergüenza, porque el principal problema de México ha sido la corrupción. Esto es peor que una pandemia, es una peste más funesta, más dañina. Que bien que va a venir este señor [Lozoya Austin] y que declare. Y así en todos los casos, que se informe”.