Autor:

El Ejército Popular Revolucionario señaló que “es comprensible que un pueblo desnutrido, excluido del desarrollo de las fuerzas productivas expresado en el desarrollo socioeconómico, sea blanco fácil de enfermedades producto de la pobreza, es decir, propias del capitalismo. La actual epidemia no ha ‘sido domada’ y ha cobrado decenas de miles de víctimas por la condición precaria de nuestro pueblo”.

No obstante, en la editorial de su órgano de difusión El Insurgente, agregó que “la pandemia de Covid-19 en los hechos no es tan mortal como se difundió en los monopolios de la comunicación: el coronavirus ha resultado menos letal que lo proyectado para generar miedo y caos”.

Para el grupo guerrillero, “padecimientos relacionados con la obesidad, la diabetes y cardiopatías, así como el dengue y enfermedades de la pobreza son mucho más mortíferas sin que tengan los proyectores mediáticos de por medio”.

Indicó que los efectos devastadores tanto de virus como bacterias siempre depende de las condiciones materiales de existencia del pueblo, de su alimentación y no sólo de la atención médica. Por lo que destacó la relevancia de la política de salud integral que destaque lo preventivo, como sucede “en el sistema socialista”.

El EPR señaló que la violencia que emana del régimen cobra nuevas víctimas a diario, lo mismo que el régimen económico y la política que priva en el país, “de condición transexenal que va más allá de los deseos personales”.

“En esa lógica de violencia producto de la descomposición social y del carácter policiaco militar del Estado mexicano, éste se rige por leyes de su funcionamiento y no por prédicas e irrealizables iniciativas personales.”

Para el EPR, “poco a poco se avanza para hacer realidad la promesa electoral de lavar la imagen del Ejército Mexicano en torno a la desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa: sostener la línea de investigación del factor narcotráfico como autor intelectual y material revictimiza a las víctimas, familiares y organizaciones del pueblo que luchan contra la violencia que emana del régimen”.