Autor:

La extradición del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, se hizo bajo la premisa de cero impunidad, por lo que no fue parte de las negociaciones entabladas entre el gobierno de México y Estados Unidos, durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a su homólogo Donald Trump, aaseguró Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En la conferencia matutina, el funcionario explicó que la extradición se logró gracias al trabajo de la Fiscalía General de la República y la Fiscalía de Chihuahua, las cuales tuvieron que rehacer el expediente de Duarte, pues el que había “tenía muchas deficiencias y era difícil tramitar la extradición con éxito”.

“Tomó tiempo rehacer los oficios para que esto funcionara, pero una vez que se hizo, el gobierno mexicano platicó con Estados Unidos sobre la importancia de la extradición; para que [César Duarte] fuera juzgado conforme a la ley mexicana y para que Estados Unidos no se convirtiera en el lugar donde personas que deben dar la cara a la justicia, tengan una especie de protección”, mencionó.

Asimismo, Ebrard detalló que hay varios delitos que se le imputan al político, por lo que en la extradición se añadieron las 16 órdenes de aprehensión en su contra.

Indicó que ahora algo similar se está haciendo en Canadá con Tomás Zerón de Lucio, exdirector de la Agencia de Investigación Criminal, acusado de desviar y falsear pruebas en el caso Ayotzinapa, con el fin de que las extradiciones ocurran de manera legal, por parte de la SRE.