Autor:

La guarda y custodia de un menor nacido en el marco de una familia homoparental de mujeres no se determina por el lazo biológico o la filiación con una de las madres, sino por la voluntad procreacional, determinó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Ello, luego de analizar un juicio de amparo relacionado con la guarda y custodia de una menor donde se argumentó que la custodia se debe conceder a la madre biológica.

La Primera Sala del máximo tribunal indicó que, aunque se trata de la unión de dos mujeres que decidieron ser madres, donde solo la quejosa fue sometida a un tratamiento de inseminación artificial –reconociendo así a la menor como su hija biológica–, el lazo biológico con una de las madres es insuficiente para determinar la guarda y custodia de un menor, ya que en todos los casos se debe privilegiar el interés superior de la infancia.

Asimismo, indicó que estos casos requieren ser juzgados con perspectiva de género, ya que “el hecho de que ambas partes sean mujeres no descarta la posibilidad de que exista la violencia sexual y económica; sin embargo, en toda decisión relativa a la guarda y custodia de un menor, lo que debe primar es el interés superior de la infancia”.