Autor:

Después de 22 años cerrado, el cine Cosmos reabrirá sus puertas al público como una Fábrica de Artes y Oficios (FARO) dedicada a las artes escénicas y principalmente a las artes circenses. El FARO entrará en operación a partir del próximo noviembre, sólo si la pandemia lo permite, informó la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Durante la supervisión de obra en el complejo, el secretario de Obras y Servicios de la capital, Jesús Antonio Esteva Medina, informó que el año pasado el gobierno intervino la obra con una inversión de 49 millones de pesos, enfocándose en trabajos de reforzamiento estructural del edificio histórico. Se determinó, dijo, que se requería recimentación profunda del edificio, para lo cual se colaron 18 pilas a 18 metros de profundidad y se reforzaron la columnas; también se construyeron las fachadas de Oriente y Norte del edificio, se colocaron los elevadores y se avanzó en los núcleos sanitarios.

Para este año, informó, la inversión será de 43 millones de pesos y con ella se concluirá la renovación del ahora centro cultural; se colocarán las instalaciones hidrosanitarias, la pintura retardante a fuego que requiere la estructura, se terminarán los acabados y se montarán las instalaciones especiales, como aires acondicionados.

El predio del cine Cosmos fue adquirido en 2013 por la anterior administración, en conjunto con el alcalde de Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo, quien informó que el predio fue comprado a la empresa Autofin por 43 millones de pesos; posteriormente, se invirtieron en el recinto 70 millones de pesos y en 2017 hubo una tercera inversión de 17 millones de pesos. Hasta ahora el cine Cosmos ha tenido una inversión total de 222 millones.

Por otra parte, el secretario de Cultura de la Ciudad de México, José Alfonso Suárez del Real, recordó que el cine Cosmos fue diseñado para ser un cine de primera categoría con más de 3 mil butacas. Su inauguración se preveía para 1946 con la proyección de la película El hombre inolvidable; sin embargo, el día de su inauguración, al hacer una prueba de iluminación se incendió.

Ese día, Jesús Grovas –productor de cine e inversionista en el recinto cinematográfico– perdió 3 millones de pesos. Dos años después, en 1948, Grovas tomó la decisión de reabrir las puertas al público pero como un cine de segunda categoría y como parte de la Compañía Operadora de Teatros, SA (COTSA), con 2 mil 600 butacas.

El 24 de junio de 1948, recordó el secretario, el cine reabrió sus puertas con la proyección de la película Agonía de amor, del director Alfred Hitchcock; sin embargo esa película no atraía a tanta gente, por lo que el 11 de julio se organizó la primera matiné de la historia del cine de México. En ella se transmitieron las películas de Tin Tan (Músico poeta y loco y El niño perdido).

“Es a este cine Cosmos que le debemos la democratización [del séptimo arte], a través de la permanencia voluntaria, de las matinés y del costo de 50 centavos por película”. El cine abrió sus puertas por última vez en 1998, rememoró el secretario de Cultura de la capital.

En 1971, durante la masacre del Jueves de Corpus –también llamado Halconazo– varios estudiantes se refugiaron en el cine para evitar ser acribillados. Por ello, mencionó la jefa de gobierno, el recinto contará con un área dedicada al movimiento estudiantil de 1971.