Autor:

En la firma de la declaración conjunta entre México y Estados Unidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador defendió la libertad y la soberanía del país y agradeció a el gobierno del vecino país, al pueblo estadunidense y a Donald Trump por la cooperación que han tenido con los mexicanos.

Al incio del mensaje, el presidente Trump aseguró que ambas naciones están edificando una relación económica y de seguridad. Y que el potencial de Estados Unidos y México no tiene límites.

Al referirse al trado comercial trilateral (T-MEC), indicó que ahora puede proteger a los trabajadores de las tres naciones y va a expandir la creación de empleos. “Somos beneficiarios y veremos los frutos” porque les llevará prosperidad a los trabajadores de México, Canadá y Estados Unidos. Es el acuerdo comercial más impresionante, más significativo.

También aseguró que éste es un momento histórico en el que las dos naciones –México y Estados Unidos– se deben sentir orgullosas porque construyen un futuro mejor.

Trump –quien está en busca de su reelección– dijo que ambos gobiernos están comprometidos en combatir el tráfico de estupefacientes y de armas, así como la trata de personas. Además de que se trabaja conjuntamente en la lucha contra el nuevo coronavirus: “enviamos 600 ventiladores que necesitaban” los mexicanos, indicó.

Agregó que en ese contexto de la pandemia, ya se está preparando la reapertura en el vecino país y que en otoño esperan abrir las escuelas. Al inicio de su mensaje, el presidente de Estados Unidos dio la bienvenida a su “gran amigo” Andrés Manuel López Obrador a la Casa Blanca y se dijo conmovido de saber que ésta es la primera visita que hace el primer mandatario a otro país, desde que asumió el gobierno de México con un triunfo que calificó de apabullante. “Es un honor que su primera visita sea a la Casa Blanca”.

Añadió que nunca había habido una relación tan estrecha entre Estados Unidos y México. Trump recordó que una relación de mucha cooperación se sostuvo durante los gobiernos de Abraham Lincoln y Benito Juárez. Misma a la que también hizo referencia en su discurso López Obrador.

Una vez que Trump le dio la palabra, el presidente mexicano aseguró: “mi visita a Estados Unidos obedece en buena medida a la importancia que tiene en estos tiempos de crisis económica mundial el acuerdo entre Estados Unidos México y Canadá”.

Al respecto, afirmó que es un gran logro de las tres naciones, es una de las regiones económicas más importantes del planeta. No obstante, dijo, esta región es deficitaria en sus relaciones comerciales internacionales, por lo cual hay fuga de divisas, menores oportunidades para las empresas y pérdida de empleos. Por ello, aseguró, con el T-MEC se busca revertir este desequilibrio, con una mejor integración de las economías y el fortalecimiento de las cadenas productivas.

Además, se fomentará el comercio “sin ir más lejos de nuestros hogares”. López Obrador agregó que los productos que actualmente se importan de otros lugares del mundo, se pueden generar en América del Norte. El T-MEC permite atraer inversiones de otros lugares del hemisferio.

Y abundó que los tres países aportan capacidad productiva, tecnología, mano de obra, y se terminan complementando. Como ejemplo, dijo que “México tiene su joven, creativa y responsable fuerza laboral”. Y reiteró que eso se logra con respeto a las soberanías de los tres países, que están optando por marchar juntos a la prosperidad.

“Ciertamente en la historia de nuestras naciones hay agravios que no se olvidan”, señaló el presidente de México, pero también se han establecido acuerdos para consolidar las relaciones políticas, sociales, económicas y comerciales. Por ello, dijo, México y Estados Unidos a veces son vecinos distantes, pero otras, amigos entrañables.

López Obrador se refirió al proceso de migración, por el cual viven alrededor de 38 millones de personas de origen mexicano. “Una comunidad de gente buena y trabajadora que mucho ha aportado al desarrollo de esta gran nación”.

Asimismo, dijo, en México como en ningún otro país del mundo viven 1 millón y medio de estadunidenses, por lo que ambas naciones comparten este intercambio cultural.

“Presidente Trump, como en los mejores tiempos de nuestras relaciones políticas, en vez de agravios hacia mi persona y, lo que estimo más importante, hacia mi país, hemos recibido de usted comprensión y respeto”, le dijo López Obrador. Y agregó: “algunos pensaban que nuestras diferencias ideológicas habrían de llevarnos al enfrentamiento, pero ese mal augurio no se cumplió”.

El primer mandatario repasó la historia, al indicar que el mejor presidente que ha tenido México, Benito Juárez, pudo entenderse con el gran presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln. Lo mismo ocurrió con Franklin D. Roosevelt y Lázaro Cárdenas, dijo. De modo que, guardadas todas las proporciones, “la historia nos enseña que es posible tener buenas relaciones” entre ambos países.

En una tercera referencia histórica, López Obrador dijo a Trump: “lo que más aprecio es que usted nunca ha buscado imponernos nada que viole o vulnere nuestra soberanía. En vez de la doctrina Monroe, usted ha seguido, en nuestro caso, el sabio consejo del ilustre y prudente George Washington, quien advertía que ‘las naciones no deben aprovecharse del infortunio de otros pueblos’. Usted no ha pretendido tratarnos como colonia, sino que, por el contrario, ha honrado nuestra condición de nación independiente. Por eso estoy aquí, para expresar al pueblo de Estados Unidos que su presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto. Nos ha tratado como lo que somos: un país y un pueblo digno, libre, democrático y soberano”.

En su discurso reiteró que es muy importante la puesta en marcha de este tratado de libre comercio, pero no es el único motivo por el cual viajó al vecino del Norte: “también quise estar aquí para agradecerle al pueblo estadunidense, al gobierno y a usted presidente Trump, por ser cada vez más respetuosos de nuestros paisanos mexicanos”.

Al cierre de su discurso, López Obrador dijo: ¡que viva Estados Unidos!, ¡que viva Canadá!, ¡que Viva América!, ¡que viva México, que viva México, que viva México!