Autor:

Autoridades federales descubrieron dispensarios pirata en estaciones de combustibles, tanto terrestre como marina, en Ciudad del Carmen, Campeche. En un comunicado conjunto, indicaron que en éstos se comercializaba ilegalmente combustible robado a Petróleos Mexicanos, por lo que la Guardia Nacional ha asegurado las estaciones.

El hallazgo se hizo gracias a denuncias anónimas presentadas ante el Gabinete de Seguridad Nacional. Éstas indicaron que grupos delictivos realizaban actividades de tráfico de hidrocarburos y empleaban distribuidoras de combustible en ese puerto.

El operativo para desmantelar esta actividad se dio en el marco del Plan Conjunto de Atención a las Instalaciones de Pemex. Por ello, la Secretaría de Marina Armada de México instrumentó la operación “Refuerzo Sonda”, en coordinación con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, el Centro Nacional de Inteligencia, la Fiscalía General de la República, el Servicio de Administración Tributaria, la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente, la Procuraduría Federal del Consumidor y Pemex.

En un comunicado, esas autoridades detallaron que al ejecutar una supervisión administrativa en las estaciones de servicio marítima y terrestre en Ciudad del Carmen, la CRE detectó que los permisos autorizados no concordaban, “teniendo autorización para cuatro dispensarios, encontrándose seis, por lo que se inició el procedimiento administrativo con el objeto de revocar los permisos correspondientes”.

“Posteriormente, la Profeco procedió a la inmovilización de un dispensario de la estación de servicio terrestre; por su parte, la ASEA efectuó la clausura temporal total de la estación marítima y terrestre, presentando vista ante la FGR por encontrar una toma irregular (clandestina) para el despacho de hidrocarburo en el muelle de la estación de servicios, quedando abierta la carpeta de investigación correspondiente por hechos posiblemente constitutivos del delito de robo de hidrocarburo”.

El boletín agregó que, “derivado del aseguramiento de la estación de servicio así como de la sección en la que se encontró una bomba de despacho irregular (clandestina) para gasolina, Pemex presentó una denuncia ante FGR, por haberse detectado estas irregularidades para el presunto robo de combustible, notificando a ése prestador de servicios la rescisión de los contratos de comercialización y distribución de combustible de Pemex.  Con lo anterior, la empresa intervenida reunió elementos para integrar la carpeta de investigación a fin de fortalecer la denuncia contra los representantes legales de citada empresa. La estación de servicios quedó bajo resguardo y custodia de la Guardia Nacional”.