Autor:

La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) han incorporado al personal profesional de la salud –médicos, enfermeros y paramédicos– a solicitantes de la condición de refugiado y beneficiarios de protección complementaria para el combate contra el nuevo coronavirus.

Ello, a través del programa de reconocimiento de estudios de personas solicitantes de la condición de refugiado en México a profesionales de la salud, que busca facilitar los trámites para la revalidación de estudios y la emisión de cédula profesional, ampliar la posibilidad para participar en las convocatorias del sector salud en las entidades federativas, y la expedición de tarjeta de visitante por razones humanitarias o residencia permanente, así como la flexibilización de la admisión de trámites con documentos digitales, con el fin de sumar esfuerzos para erradicar la pandemia.

“Al culminarse el proceso de revalidación de estudios, a través de las convocatorias abiertas para la atención de Covid-19, tanto del Instituto Mexicano del Seguro Social como del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, las y los candidatos podrán acceder a empleos requeridos en el sector salud”, indicaron las dependencias.

En un comunicado, se indicó que se han identificado 114 personas refugiadas y solicitantes de la condición de refugiado con perfil profesional de la salud y actualmente 17 ya se encuentran trabajando en Chiapas, Estado de México y Aguascalientes.

Finalmente, la Comar y Acnur alertaron que el programa ayudará a evitar conductas xenofóbicas en el país y reconocerá los aportes que dicha población puede hacer a la sociedad mexicana en el marco del esfuerzo nacional para erradicar la propagación del SARS-CoV2.