Autor:

La masacre de 24 jóvenes acontecida en un centro de rehabilitación de Guanajuato, el pasado 1 de julio, se debió a un enfrentamiento entre células delincuenciales que operan en ese estado, aseguró esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador. Ello, en referencia al conflicto que existe entre el Cártel Santa Rosa de Lima y el Cártel Jalisco Nueva Generación.

El primer mandatario mencionó que todavía se está investigando el caso, pero hay varias versiones que indican que estos centros de rehabilitación, no registrados legalmente, son operados por grupos criminales. Al respecto, dijo, “es un problema que se dejó crecer por irresponsabilidad o contubernio, que se omitió o se toleró en el pasado, lo que permitió que creciera tanto que ya tienen base social; no es algo que se construye de la noche a la mañana”.

En su conferencia de prensa en Palacio Nacional, el primer mandatario señaló que ayer fue de los días con menos violencia registrada en el país, al haberse cometido 68 homicidios dolosos; sin embargo, Guanajuato se encontró entre los primeros lugares, debido a que allí se registró el 22 por ciento.

Enfatizó en que las fuerzas de seguridad están trabajando para resolver el caso bajo la idea que es mejor la inteligencia que la fuerza, pero reconoció que no se han podido controlar por completo los enfrentamientos.

Ayer el presidente ya se había comprometido a no abandonar a los guanajuatenses, por lo que aseguró que elementos de la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina continuarán patrullando la región