Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que su gobierno sí investiga a periodistas –en especial columnistas– que en sus declaraciones de impuestos han hecho uso de facturas falsas, lo que se podría configurar como el delito de defraudación fiscal.

Este 3 de julio, en su conferencia mañanera, indicó: “¿qué quieren que les comente nuevo? Que muchos de estos expertos en medios de comunicación, formadores de opinión, pagaban impuestos con facturas falsas”.

Varios minutos antes, el primer mandatario había advertido: “y ahí estamos buscando que la mayor parte del presupuesto le llegue de manera directa a la gente y ajustando el aparato burocrático, que no haya el lujo insolente que había. Pero esto no les gusta a nuestros adversarios y a sus voceros. Imagínense, lo he dicho en otras ocasiones, recibían hasta 1 millón de pesos mensuales algunos columnistas y ahora ya no reciben esa cantidad, no dejan de tener ingresos.

“Ahora que se vayan preparando porque estoy buscando la manera de que cooperen, porque el atacarme es para ellos una empresa lucrativa. ¿Cuánto les dan para atacarme? Ganan por eso, entonces deberían de cooperar en algo. Que sigan atacando, pero que de lo que les pagan –porque es prensa vendida o alquilada– que ayuden en algo; o sea, si son, ya no 1 millón, pero 500 mil, que aporten 50 mil para una causa justa y ya con eso mantienen su permiso, su licencia para seguirme atacando.”

Ésta no es la primera acusación que lanza en contra de columnistas respecto del fraude fiscal. Ya el pasado 23 de junio, al “informar sobre la acción que se está llevando a cabo y se va a intensificar en contra de los llamados factureros, estos que se han dedicado por años, cuando menos de 10 años a la fecha, de defraudar a la hacienda pública mediante el mecanismo de utilizar facturas para no pagar impuestos o para no pagar completos los impuestos. Un gran fraude que se toleraba, una especie de huachicol pero esto con relación a lo fiscal”, se refirió a comunicadores implicados en ello.

En la versión estenográfica de aquella conferencia quedó registrado de esta manera:

“INTERLOCUTORA: Hay clientes, de hecho, de las factureras como la Cámara de Diputados, la UNAM, el club Atlas, Radio y Tv Hidalgo, esos, por ejemplo.

“PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Sí, sí, partidos, periodistas, funcionarios públicos, gobiernos.

“INTERLOCUTORA: Todos ellos van a ser…

“PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Todos van a ser requeridos, no hay impunidad. Y que bien que se explicó el procedimiento. Son dos niveles: los –vamos a decir– autores intelectuales, los que maquinaron todo este fraude con influyentismo, las empresas factureras están bien identificadas, por eso se están presentando denuncias penales. Y la gente, los contribuyentes que utilizaron este procedimiento para reducir el pago de impuestos, algunos conscientes, otros sin saberlo.

“Entonces, por eso de inmediato querellas penales a los de arriba.  Son ¿cuántos?

“RAQUEL BUENROSTRO SÁNCHEZ [titular del Servicio de Administración Tributaria]: 43.

“PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: 43, y a 8 mil contribuyentes, personas físicas o morales. Persona física son los ciudadanos que actúan de manera personal y personas morales son las empresas, también esto porque a veces se habla y se piensa que todo mundo sabemos qué es persona física y qué es persona moral. Y todos tenemos que ir formándonos, aprendiendo, siempre se aprende.

“Bueno, son 8 mil aproximadamente que participaron en este paquete, porque no es todo, se va a continuar. A los 8 mil se les va a hacer llegar un aviso, una invitación, un exhorto, que sepan que les va a llegar. No sé si ponen el formato, hay un buzón especial y ahí se les va indicar a dónde tienen que acudir con el propósito de que regularicen su situación. Este es otro tratamiento. Si, desde luego, en el plazo de 3 meses no se regularizan, pues entonces tenemos ya que proceder legalmente.

“¿Por qué lo hacemos? Porque no podemos ser cómplices, no podemos encubrir a nadie. Imagínense si la directora del SAT, Raquel Buenrostro, que es una mujer recta, íntegra, honesta, incorruptible, por eso está ahí, le informa al presidente, o el procurador fiscal que existe esto y no hacemos nada, pues estamos nosotros encubriendo.

“También por eso ofrezco disculpa por las molestias que pueda causar esta acción. Ojalá y comprendan que es mi deber, es mi responsabilidad y esto es parte del cambio. Todo esto nos va a ayudar mucho para que actuemos con rectitud, con integridad, con el compromiso de que los impuestos no se van a utilizar para hacer rico a nadie como era antes, que se hacían inmensamente ricos los servidores públicos, que apenas llegaban a los cargos de gobierno y empezaban a amasar grandes fortunas. Eso ya no.”

En esa misma conferencia, tanto el presidente como la titular del SAT indicaron que se actuará de buena fe, asumiendo que los contribuyentes que hicieron uso de facturas falsas no sabían que incurrían en delitos graves. No obstante, si en 3 meses esos contribuyentes –se entiende que están incluidos los columnistas– no regularizan su situación, se les abrirán procesos penales que los podrían llevar varios años a la cárcel.