Autor:

La doctora Helgi Jung Cook –del departamento de Farmacia de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)– indicó que se está trabajando en el estudio y diseño de anticuerpos terapéuticos para inhibir la entrada del virus SARS-CoV2 en las células humanas de la población mexicana.

Ello, porque los anticuerpos son la defensa más eficaz contra patógenos: son capaces de reconocer otras moléculas de manera específica para formar complejos estables con ellos, y otorgan la ventaja de tener una vida larga en los organismos.

En colaboración con el Instituto de Investigaciones Biomédicas, la Facultad de Medicina, el Instituto de Fisiología Celular, el Instituto de Biotecnología, el Instituto de Química –pertenecientes a la UNAM–, así como el Hospital Manuel Gea Gonzáles y el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), se busca identificar las secuencias de anticuerpos de pacientes con Covid-19 mexicanos recuperados y asintomáticos para desarrollar anticuerpos monoclonales –generados por células B idénticas clones de una sola célula madre– a partir de la recuperación de plasma.

Durante el webinar “Estudio de los anticuerpos contra el coronavirus en la población mexicana y diseño de anticuerpos sintéticos”, la doctora Jung Cook señaló que actualmente en México hay aproximadamente seis protocolos para el tratamiento en pacientes con Covid-19 graves con plasma de pacientes convalecientes.

Por ello, la UNAM busca identificar la presencia de anticuerpos neutralizados en el suero de pacientes Covid-19, obtener anticuerpos humanos de alta afinidad anti S, identificar las secuencias primarias de las regiones variables pesada y ligera con afinidad por proteína S1, mediante técnicas computacionales que permitirán seleccionar los anticuerpos mediante simulaciones de dinámica molecular.

La doctora Jung Cook señaló que con lo anterior se espera llegar a los estudios preclínicos para diseñar, clonar y obtener anticuerpos neutralizantes con características fisicoquímicas de interacción con la región S del virus, evaluar el efecto neutralizante y conocer como el organismo de los mexicanos procesa el tratamiento.

Agregó que la particularidad del anticuerpo terapéutico que se busca diseñar es que su función será neutralizante aplicable en la etapa temprana de la enfermedad, para evitar entrar en la etapa grave de inflamación; sin embargo, alertó que el tratamiento tardará en encontrarse, por lo que es importante continuar con la búsqueda de opciones para el virus SARS-CoV-2 y el apoyo a los investigadores del país.