viernes 10, julio 2020

Autor:

Las noticias falsas o fake news generan ansiedad, estrés, insomnio, depresión, miedo al futuro, tristeza y desesperanza en la población, ya que al exponerse a demasiada información se manipula el juicio de las personas obligándolas a reaccionar desde emociones primitivas como lo es el miedo o el pánico, advirtió la organización Voz Pro Salud Mental Ciudad de México (VPSM CDMX)

“El miedo se considera una emoción primitiva, ya que es la emoción que nos preserva ante los peligros inminentes. Desde una perspectiva neurológica, nos obliga a dar respuestas inmediatas y no razonadas ante elementos que amenazan nuestra supervivencia. Esto puede derivar en caos o impulsar decisiones apresuradas y erróneas”, indicó Gabriela Cámara, presidenta honoraria de VPSM CDMX.

La organización explicó en un comunicado que, ante situaciones que causan ansiedad y estrés, las personas realizan una evaluación de sus recursos emocionales, sociales y económicos  para mitigarlas o enfrentarlas y con base en esta evaluación, toman dos vías de acción. La primera instrumenta mecanismos de defensa, entre los cuales se puede estigmatizar, culpar o desvalorizar a un grupo social; mientras que la segunda busca afrontar y superar el problema de manera directa.

En ese contexto, VPSM CDMX explicó que la información no verificada como que el SARS-CoV-2 se “fabricó” en un laboratorio o que se haya propiciado porque comieron “sopa de murciélago”, o que se trate de “un arma química”, o bien que el bicarbonato con limón es “la cura”, aleja a las personas de las mejores soluciones y medidas de preservación ante esta pandemia.

Asimismo, el doctor Guy Berger –director de Políticas Estratégicas de Comunicación e Información de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura– indicó que los rumores e información falsa, que se vuelve viral, ha provocado que las personas piensen que las medidas higiénicas y sanitizantes son exageradas lo que ha generado que la población se exponga de manera inminente al virus.

Por ello, VPSM CDMX exhortó a la población a documentarse, verificar las fuentes, realizar un análisis y reflexión antes de viralizar cualquier dato en las redes sociales. Ello, “con el fin de que tome decisiones con base en un análisis y razonamientos apropiados y evite impulsos motivados por el miedo, ya que, en medio de esta pandemia, la información confiable es crucial para la preservación de la salud”.

Agregó que “medidas como la sana distancia, la higiene, el uso del cubrebocas y la correcta sanitización en los hogares y establecimientos, deben de ser los mensajes claros, emitidos por parte de las instituciones internacionales y nacionales, a fin de salvar más vidas”.

De igual forma, la organización solicitó a los gobiernos hablar claro para que la población se proteja, y así evitar que la gente maneje el miedo a ser infectado culpando a personas o grupos sociales fuera de su esfera social, tal como ocurrió con las noticias falsas durante la epidemia de influenza A-H1N1, en abril de 2009 en México, cuando en Estados Unidos –ante el miedo a ser infectados– se rechazó a los residentes mexicanos y latinos como lo expuso el artículo “The H1N1 pandemic: media frames, stigmatization and coping”, de Michael McCauley.

 

Leave a Reply