Autor:

Primera parte. La Fiscalía General de la República (FGR) tiene abierta una carpeta de investigación penal por delitos graves (FED/SEIDO/UEIORPIFAM-CDMX/0000311/2020) que involucra a políticos, directivos, abogados, jugadores y representantes del equipo de futbol de la Cooperativa La Cruz Azul, SCL, cuyos socios cuentan con activos por 35 mil millones de pesos, un patrimonio por 25 mil millones y ventas de cemento anuales por 12 mil millones de pesos.

Los principales involucrados en las investigaciones son los hermanos Guillermo –Billy– y José Alfredo Álvarez Cuevas, director general y exdirector comercial, respectivamente, quienes desde hace más de una década están enfrentados por el control de la Cooperativa, y ahora es el hermano menor, José Alfredo, quien a cambio de buscar beneficios en el proceso penal en su contra, negocia con la FGR convertirse en testigo colaborador (criterio de oportunidad).

Apenas hace unos días incorporó su declaración en la carpeta de investigación en donde, según su versión, su hermano mayor (mejor conocido en el mundo del futbol como Billy Álvarez) es el principal responsable de desvíos millonarios de la Cooperativa, mediante fraudes, facturaciones falsas, pagos simulados, empresas fantasmas y, todo ello, apuntaría a los delitos graves de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Aunque el testimonio de José Alfredo Álvarez está lleno de intereses, primero para tratar de salvarse de la posible prisión que le espera junto con otros involucrados del grupo directivo de la Cooperativa y, segundo, como una venganza contra su hermano mayor (Billy) por haberlo expulsado y excluirlo del reparto ilícito de dinero, su testimonio resulta fundamental para la FGR y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), que mantiene congeladas las cuentas de ambos hermanos, de la Cooperativa y de las empresas propiedad de casi 800 socios.

En ese testimonio presentado por escrito hace unos días ante la FGR, José Alfredo Álvarez acusa a su hermano mayor de ser el artífice y operador, como director general de la Cooperativa, de todos los desfalcos y operaciones ilegales que supuestamente han ejecutado varios directivos, entre otros Víctor Manuel Garcés Rojo, exdirector jurídico; Miguel Eduardo Borrell Rodríguez, actual director jurídico; Mario Sánchez Álvarez, coordinador financiero; Benito Rodríguez Fayad, gerente de Cycna de Oriente (empresa filial de Cementos y Concretos Nacionales); Noé Calvo Morales, director de recursos humanos; Pablo Reséndiz García, gerente de la planta Lagunas en Oaxaca; Rafael Jorge Zaldo Hernández, gerente de impuestos; Wilfrido Arroyo Reynoso, exgerente de la planta Cruz Azul Hidalgo, y Raúl Enríquez López, presidente del Consejo.

El exdirector Comercial y hermano menor de Billy también acusa en su escrito de actos ilegales contra el patrimonio de la Cooperativa a los despachos de abogados externos de Ángel Junquera Sepúlveda y Diego Ruiz Durán.

En la declaración de 15 cuartillas presentada ante la FGR e incorporada a la carpeta de investigación FED/SEIDO/UEIORPIFAM-CDMX/0000311/2020, Álvarez Cuevas asegura que el abogado Ángel Junquera “ni siquiera prestaba servicios legales en algún procedimiento que justificara los pagos que se le realizaban y por los cuales recibía cantidades millonarias… 800 millones de pesos, ya sea de manera directa o a través de sociedades que aparentemente controla, como Desarrolladora Táctica FA, SC, en la que tengo entendido es presidente de su consejo de administración o cuando menos la preside, por servicios que nunca se materializaron; estimo que la forma en que la empresa pagó dicha suma, fue a través de transferencias, porque era esa la forma en que se realizaban los pagos a los abogados Ángel Junquera Sepúlveda y Diego Ruiz Durán”.

Políticos priístas en la mira de la FGR y la UIF

Las autoridades ministeriales también han puesto la mira en algunos políticos que, como gobernadores de Hidalgo primero y después como funcionarios federales, habrían protegido a Billy Álvarez en sexenios anteriores por las denuncias que había en su contra a cambio de supuestas comisiones.

Entre otros políticos que la Fiscalía y la UIF revisan están los exgobernadores priístas Miguel Ángel Osorio Chong y Jesús Murillo Karam, quienes en el gobierno de Enrique Peña Nieto ocuparon los cargos respectivos de secretario de Gobernación y procurador general de la República, posiciones desde donde asesoraban y supuestamente cerraban expedientes en contra del director general de la Cooperativa La Cruz Azul, a quien por cierto también se investiga por 10 propiedades que tendría en Estados Unidos.

En la lista de supuestos asesores y protectores de Billy Álvarez que mantienen atenta a la FGR, están el consejero jurídico de la Presidencia en el gobierno de Peña Nieto, Humberto Castillejos Cervantes, y quien fuera director general de la UIF y después del Cisen (Centro de Investigación y Seguridad Nacional), Alberto Bazbaz. Además, el abogado David Penchyna Grub, exdirector general del Infonavit y exaspirante a la gubernatura de Hidalgo; también se menciona al actual gobernador hidalguense Omar Fayad Meneses.

Todos ellos con intereses en Hidalgo, en donde la Cooperativa La Cruz Azul nació con su primera planta y representa un importante ente económico para esa entidad. Ya veremos si las investigaciones dan resultados en contra de estos políticos priistas.

El delator e implicado José Alfredo Álvarez Cuevas

En la declaración ministerial de José Alfredo Álvarez Cuevas, contenida en 15 cuartillas presentadas ante la FGR, explica así su participación y la de su hermano Billy Álvarez:

“Cuento con información esencial y eficaz para la persecución de delitos más graves de los que se me imputan, consistentes básicamente, en que por mis funciones primero como director comercial y posteriormente como director de planeación estratégica, conocí la mecánica en el desvío durante varios años de recursos de la Cooperativa La Cruz Azul, a través de cuando menos cuatro actividades o rubros. En este sentido debo precisar que las operaciones irregulares que se investigan siempre fueron llevadas a cabo sin mi consentimiento, pues a pesar de estar en el grupo director y ser hermano del director general, éste siempre tomó las decisiones unilateralmente, tal y como lo detallaré en la entrevista; por ello, sí tengo conocimiento que se llevaron operaciones poco transparentes y que hoy son motivo de investigación.

“1. La utilización de empresas que cobraban servicios que no se prestaban o eran inexistente; es decir, de aquellas que no prestan el servicio pero que sí se les paga el mismo a través de la presentación de una factura que supuestamente los ampara.

“2. En la indebida aportación a fideicomisos del patrimonio propiedad de la Cooperativa y sus socios, sin facultades legales para hacerlo y sin la aprobación de la asamblea general de socios.

“3. En el pago excesivo de servicios profesionales a despachos externos por la atención de asuntos legales que no prestaron o que si se prestaban no defendían o patrocinaban los intereses de la Cooperativa, sino de su director general Guillermo Héctor Álvarez Cuevas.

“4. En la compra venta de jugadores para el equipo de futbol a un sobreprecio.”

A cambio de delatar a su hermano mayor Billy Álvarez, a todo el grupo directivo y a los despachos de abogados externos que habrían participado en manejos irregulares de cientos de millones de pesos del patrimonio de la Cooperativa, José Alfredo Álvarez Cuevas le pide a la FGR “se me otorgue un criterio de oportunidad en la presente carpeta de investigación (FED/SEIDO/UEIORPIFAM-CDMX/0000311/2020), refiero de manera voluntaria y sin presión alguna, enterado de los derechos que tengo como imputado…”.

Los bienes de la Cooperativa

A casi 90 años de haber sido fundada dicha Cooperativa, los cerca de 800 socios tienen un negocio boyante a pesar de los desfalcos, desvíos, fraudes y simulaciones de operaciones financieras que ha marcado la historia de esta industria de cemento que inició operaciones con una planta industrial ubicada en el estado de Hidalgo, en el poblado de Jasso, actualmente Ciudad Cooperativa Cruz Azul.

En la actualidad, La Cruz Azul cuenta con cuatro plantas industriales productoras de cemento con una capacidad total de 9.3 millones de toneladas anuales, ubicadas en Cruz Azul, Hidalgo; Planta Lagunas, Oaxaca; Planta Aguascalientes, y Planta Puebla.

Además, la Cooperativa tiene activos como la empresa Azul Concretos y Premezclados, un Desarrollo Turístico Azul Ixtapa (Fideicomiso), centros comerciales en Hidalgo y Oaxaca, inmuebles en diversas zonas del país.