sábado 11, julio 2020

Autor:

I. El libro de Jacques Attali (1943), Los Judíos, el mundo y el dinero: historia económica del pueblo judío, me ha parecido un rastreo de primerísima calidad, sobre las constantes migraciones, persecuciones y defensa de su cultura y religión, en su andar por casi todos los países de oriente y occidente; expulsado y perseguido hasta ahora que tiene su núcleo en Israel, con salida al mar y rodeado-sitiado, pero no encarcelado por los árabes ortodoxos. “En el transcurso de esos 15 siglos (desde Mesopotamia hace 18 siglos), este pequeño pueblo hizo surgir una religión que un tercio de la humanidad de hoy habrá tornado la piedra de su creencia, y estructuró una relación con el dinero que más tarde servirá de fundamento al capitalismo”. Así inician las 500 páginas de un fascinante texto para trabar conocimiento con una investigación de primerísima calidad, sobre un problema que alcanzó dimensión mundial desde sus orígenes: “para revivir los mayores acontecimientos de la historia política, religiosa, económica y cultural de los tres últimos milenios… del papel que tuvo en ellos el pueblo del Libro… y reseñar su trayectoria a menudo increíbles y fulgurantes, casi siempre trágicas, gloriosas o miserables, de poder y dinero… El judaísmo comienza con un viaje”.

II. “Y, como el sentido de todas las cosas suele estar oculto en el de las palabras, la identidad del pueblo hebreo se disimula en su nombre, que justamente remite al viaje. Su antepasado más lejano, uno de los nietos de Noé, uno de los ancestros de Abraham, se llamó Eber, que puede traducirse como nómada, hombre de paso o incluso cambista. Algo más tarde, este Eber se convertirá en ibri, hebreo. Como si desde el comienzo, el destino de este pueblo estuviera inscripto en las letras de su nombre, código genético de su historia: deberá viajar, trocar, comunicar, transmitir. Y por tanto, también comerciar”. Conmovedora y dramática narración de lo que ha culminado en Israel, con millones de ellos todavía dispersos en oriente y occidente, conviviendo y mezclándose con el resto de los pueblos, llevando y trayendo sus raíces en medio de casi todas las religiones para convertirnos en ellos y ellos en nosotros dentro y fuera de sinagogas, iglesias, templos, mercados, escuelas; con profetas y mesías. Desde el Génesis, el Éxodo, el Levítico, Números, Deuteronomio, en 36 capítulos, con notas bibliográficas e índice de nombres, el autor nos cuenta la biografía del pueblo judío víctima de intolerancia, inquisiciones, persecuciones: como la nazi; y de gobernantes depredadores.

III. Mientras, aprendieron de ellos las finanzas, los préstamos, la compra-venta, el uso del dinero, propiciando el nacimiento del capitalismo, de los capitalismos, nacionales y globales en el contexto del libre comercio. Dieron al mundo genios: matemáticos, músicos, biólogos, literatos, químicos, juristas (no menciona Attali a Hans Kelsen); pensadores (tampoco a Hermann Cohen) que enriquecieron la cultura universal con sus técnicas, medicamentos, desalinización del agua de mar para hacerla potable, y 1 mil cosas más para beneficio de la humanidad mahometana, cristiana, protestante, evangelista, católica y atea. Tiene en su haber Attali varios libros sobre el tema, cuya relación se encuentra en su biografía (única que encontré), debida a Josefina del Solar, en el Diccionario de Pensadores Contemporáneos (Emecé), dirigido por Patricio Loízaga. Los Judíos, el mundo y el dinero: Historia económica del pueblo judío, es una atractiva crónica de la nación que de tantas maneras está entrelazada a su historia con todas las demás; que nos cuenta cómo hemos llegado a esta actualidad tras la antigüedad, el mundo griego-romano, la modernidad y lo contemporáneo.

Ficha bibliográfica:

Autor:        Jacques Attali  (traducción del francés a nuestro idioma por Víctor Goldstein)

Título:        Los judíos, el mundo y el dinero

Editorial:    Fondo de Cultura Económica