jueves 2, julio 2020

Autor:

La violencia y abuso sexual contra menores se ha agravado durante el auto confinamiento generado por la pandemia mundial ocasionada por el SARS-CoV2, alertó la Secretaría de Gobernación (Segob).

Durante el conversatorio digital “Violencia sexual infantil: ¿qué podemos hacer para prevenir, detectar y atender?”, se advirtió que la violencia y abuso sexual contra los menores de edad se ha agravado durante la Jornada de Sana Distancia: más del 60 por ciento de los casos ha ocurrido en el hogar con familiares o personas de confianza a niños de entre 6 y 12 años.

Asimismo, la dependencia agregó que se ha registrado que una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños han sufrido abuso sexual en el mundo lo que en México equivaldría a cinco millones de menores.

En ese contexto, Daniela Ligiero –colaboradora de la organización internacional Together for Girls– afirmó que la violencia y abuso sexual se ha agravado durante la pandemia por la Covid-19, en especial en hogares y comunidades en línea y en algunos países latinoamericanos ha aumentado hasta en 500 por ciento.

Por ello, mediante comunicado de prensa, la Segob indicó que se deben brindar herramientas y abrir canales de comunicación con niñas, niños, madres, padres, personas educadoras y autoridades, que ayuden a enfrentar esta problemática, así como la participación de toda la comunidad para prevenirla.

“Hay herramientas exitosas que enfrentan violencia sexual contra niñez como programas preventivos y de detección del gobierno y privados dirigidos a niñas, niños, madres, padres, personal docente y administrativo en escuelas, de entrenamiento policíaco y para miembros del Poder Judicial, con el fin de que haya consecuencias reales para abusadores”, explicó Ligiero.

Por su parte, la directora general de la organización Guardianes, Rosario Alfaro Martínez, señaló que hay que construir canales de comunicación con niñas y niños, entender su lenguaje indirecto, dar educación sexual adecuada a su desarrollo, que distingan una caricia de cariño y una maliciosa, prevenir violencia emocional que esconde sexual y que identifiquen a una persona adulta protectora real de una agresora.

Asimismo, expresó la necesidad de borrar mitos como que la violencia sexual es sólo penetración ya que existe la que no tiene contacto físico como la que se da en redes que tiene que ver con el uso del poder que ejercen las personas adultas ya que estas acciones dejan secuelas emocionales en las niñas, niños y adolescentes que son obligados a ver este tipo de actos sexuales.

Finalmente, Moisés Laniado Kassin ­–representante del Programa de Prevención de la Comunidad Judía en México– señaló que para enfrentar el problema este se debe visibilizar mediante campañas y pláticas para que la comunidad sepa que existe, trabajar con padres, docentes, dirigentes de comunidades para que las niñas y niños reconozcan sus emociones desde temprana edad y que sepan transmitirlas.

“Tener una comunicación abierta con la niñez [con] la intervención de la comunidad, ayuda a saber quién es su persona adulta de confianza, previene que no sufran violencia sexual y, en el caso de que suceda, se hable y atienda inmediatamente”.