sábado 11, julio 2020

Autor:

En lugares donde sea difícil cumplir con la sana distancia, como en el transporte público, en tiendas o en otros entornos confinados y abarrotados, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó el uso de cubrebocas hechos de tela.

De acuerdo con el medio informativo de las Naciones Unidas, esta nueva guía de la OMS proporciona recomendaciones sobre quién debe utilizar el cubrebocas, cuándo debe usarse y de qué material debe estar hecho, como parte de las estrategias para controlar la enfermedad de la Covid-19, que hasta ahora ha cobrado la vida de más de 385 mil personas alrededor del mundo.

Según Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, el manual fue desarrollado con base en “toda la evidencia disponible y una amplia consulta con expertos internacionales y grupos de la sociedad civil”, lo cual determinó que las mascarillas hechas de tela pueden ser una opción viable.

Al respecto, María Van Kekhove –epidemióloga de la OMS– explicó que para la elaboración de los cubrebocas de tela: “[en la guía] recomendamos tres capas para fabricarlas: la interior debe ser un material absorbente como algodón, una intermedia de un material que no sea tejido como polipropileno, que es el filtro, y una exterior de un material no absorbente como poliéster”.

También, los expertos señalaron que el documento proporciona orientación sobre cómo lavar y mantener una mascarilla de tela, y cómo usarla de forma segura. A su vez, detalla que las personas que deben utilizarla primordialmente son todas aquellas que se encuentren en lugares donde sea difícil cumplir con el distanciamiento físico, las que trabajan en áreas clínicas de un centro de salud y las personas de 60 años o más, o con afecciones subyacentes.

Por otro lado, el medio de las Naciones Unidas destacó la aclaración de Ghebreyesus en la que apuntó que los cubrebocas por sí solos no protegerán a los ciudadanos del Covid-19, por lo cual es necesario continuar con las medidas de sanidad pública como el correcto lavado de manos y la sana distancia.

“Las mascarillas son sólo parte de un enfoque integral en el combate a la pandemia, por eso no reemplazan el distanciamiento físico, la higiene de manos y otras medidas sanitarias, [además de que] las personas pueden infectarse si usan las manos contaminadas para ajustar una mascarilla, para quitársela o ponérsela repetidamente”, aseguró.

El director general de la Organización Mundial de la Salud concluyó manifestando que el organismo “seguirá brindando consejos basados ??en la evidencia más actualizada, como parte de nuestro compromiso de servir al mundo con ciencia, soluciones y solidaridad”, indicó Noticias ONU.