jueves 2, julio 2020

Autor:

La alta comisionada Auxiliar para la Protección de la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Gillian Triggs, recordó el día de hoy que las naciones deben estar atentas en brindar apoyo a las personas desplazadas por la fuerza y apátridas que se encuentran en mayor riesgo y vulnerabilidad ante la Covid-19.

En el marco de la sesión informativa “Covid-19 y las personas en movimiento” –emitida por el Secretario General de la ONU como parte de la organización para brindar una respuesta efectiva y coordinada para atender a las poblaciones vulnerables ante la pandemia–, la alta comisionada mencionó que las personas apátridas corren el riesgo de enfrentar graves condiciones humanitarias y de seguridad –ya sea que huyan por la persecución, la guerra o violencia–, y ahora son más vulnerables debido a la crisis sanitaria mundial.

Asimismo, aseveró que la Covid-19 aumenta las vulnerabilidades existentes para las personas desplazadas de tres formas: la primera, hay una mayor crisis de salud con la mayoría de los refugiados, desplazados internos, solicitantes de asilo y apátridas que viven en condiciones de pobreza o sobrepoblación. Ello por el acceso limitado a la salud, a la asistencia humanitaria y al saneamiento.

Como segunda forma, Gillian Triggs mencionó que los desplazados por la fuerza y ??apátridas que ya enfrentan dificultades socioeconómicas se encuentran en un riesgo mucho mayor. Añadió que con la cuarentena y los bloqueos establecidos, muchas protecciones sociales están en peligro, por ejemplo, las protecciones hacia la violencia de género.

En tercer lugar, agregó que los refugiados, desplazados internos, solicitantes de asilo y apátridas se encuentran limitados en su libertad de movimiento y el acceso al asilo pues enfrentan una gran crisis de protección, a medida que se establecen los cierres de fronteras y otras restricciones de movimiento para frenar la propagación de Covid-19.

La alta comisionada dijo que la clave para la recuperación ante la pandemia de Covid-19 es una respuesta inclusiva de salud pública y socioeconómica. Finalmente aseveró que la protección de los derechos humanos de las personas desplazadas por la fuerza y ??apátridas no son mutuamente excluyentes. Y aclaró que, con el Pacto Mundial sobre Refugiados, el mundo asumió un compromiso colectivo para garantizar su protección y asegurar su movilidad de forma inclusiva y con respeto.