sábado 11, julio 2020

Autor:

Con la reestructuración económica que atravesaba el continente desde antes de la pandemia y la misma crisis a causa de la Covid-19 han desatado la guerra tecnológica comercial entre las más importantes potencias mundiales: Estados Unidos y China, advirtió Alejandro Álvarez Béjar, profesor de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En conferencia virtual, el académico explicó que desde mucho antes que comenzara la emergencia sanitaria por el brote del virus SARS-CoV-2, la economía mundial sufría una transición por la lucha entre Estados Unidos y China por la hegemonía y, más recientemente, se esperaba una recesión internacional por la caída del crecimiento y la aparición de riesgos financieros, lo que significaba “un proceso de reestructuración muy fuerte y una crisis económica poderosa”.

La pandemia de Covid-19 facilitó el ascenso de las empresas de alta tecnología de ambas potencias mundiales, donde hay “gigantes” como Google, Amazon, Facebook, Alibaba, Tencent, Huawei, entre otras; por lo que actualmente “hay literalmente una guerra tecnológica comercial que se está jugando en las telecomunicaciones móviles, los teléfonos inteligentes, etcétera”, aseguró Béjar.

Apuntó que “en el caso de China, había una caída en la venta de teléfonos, pero [con la pandemia] hubo un salto para poder tener educación en línea, este asunto es muy importante porque varios segmentos de la población china perciben esta tecnología como una enorme herramienta para seguir actividades en medio del confinamiento”.

Ante ello, el profesor en economía indicó que este año aumentaron las herramientas gratuitas para la educación en línea, subió casi al 20 por ciento el uso de éstas y se disparó su penetración en el mercado; además, “incrementó el valor de las empresas y su capitalización de una manera espectacular”, expresó.

Y reveló que en la actualidad “Zoom Video Communications tiene más valor que las siete aerolíneas más grandes del mundo juntas, […] y Tencent Holdings Limited tiene un valor que llega casi a los 500 mil millones de dólares, lo que muestra un crecimiento impresionante”.

En ese sentido, Álvarez Béjar destacó que un asunto importante de referencia es “la larga expansión de la economía norteamericana de 2009 a 2019”, a causa de la canalización masiva de fondos en el área de energía y en el de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), “que ha sido la gran apuesta para controlar a la sociedad, para ahorrar trabajo, pero sobre todo para imponer valores empresariales y hacer negocios más grandes”.

De tal manera, subrayó que “esto ha representado un cambio que abrió la revolución industrial, un cambio que la OCDE -Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos- ha calificado como la de mayor impacto en la historia porque permite la interacción de las TIC con otras ciencias, y aquí nos enfrentamos al despliegue brutal de estos cambios técnicos, que si no se controlan, pueden significar un problema severo”.

El también integrante de la Coalición Trinacional en Defensa de la Educación Pública advirtió que ya se han visto impactos marcados por el aumento de la desigualdad en el acceso a la tecnología, el incremento de los costos, la congestión de las redes y la señal irregular en algunos lugares.

“Esto sirve para decir que a largo plazo, la tendencia a la privatización va a venir acompañada del uso de las tecnologías digitales en la educación, en la salud y en todos los servicios públicos, por lo que hay que ampliar alianzas con los trabajadores de estos tres sectores”, manifestó Béjar.

A su vez, declaró que después de la pandemia, EU y China buscarán conservar el poder conseguido, de tal manera que su control estará en las bases de datos, “cada uso, cada operación y cada movimiento que hacemos como personas está proporcionando datos a estas empresas, la libertad absoluta en el dominio de esta información se va a querer imponer”, anunció.

“Lo que tenemos que hacer nosotros es utilizar los datos como un bien público regulado, porque si no tenemos eso, perdemos el control de todo y aumentarán las divisiones geopolíticas”, contempló.

Finalmente, el académico Alejandro Álvarez puntualizó que aunque aumente la presión para abrir el uso de las TIC y se profundice la cuarta revolución industrial, “nosotros debemos tener claro que podemos rescindir y encauzar la transformación en un sentido muy positivo”.

Y que “en el caso de las regiones, los acuerdos de libre comercio van a tender a llevar artículos que otorguen a las empresas tecnológicas toda clase de libertades y de irregularidades para operar, ahí tendremos que estar sumamente vigilantes”, concluyó.