Autor:

El autoconfinamiento causado por la pandemia de Covid-19 ha evidenciado las desigualdades sociales y la importancia de priorizar el interés superior de los menores, considerando el contexto donde habitan, indicó Nadine Gasman Zylbermann, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

Ello porque la pandemia ha provocado que infantes y adolescentes interrumpan su educación por no tener acceso a una computadora o a internet, o se vean más expuestos a sufrir violencia –física, psicológica o sexual– dentro de sus hogares, advirtió la titular del Inmujeres durante su participación en el conversatorio virtual “Servicios de atención a emergencias para la protección de niñas, niños y adolescentes”.

En el foro –organizado por la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes y la Dirección General de Asuntos Religiosos–, la funcionaria explicó la necesidad de reflexionar sobre esa “normalidad en la que las mujeres, desde la niñez, asumen la responsabilidad del trabajo de cuidados”, para garantizar que las niñas y los niños tengan las mismas oportunidades.

Ante esta situación, la Secretaría de Gobernación indicó que se han preparado servicios telefónicos de emergencia para atender crisis de niñas, niños y adolescentes durante la emergencia sanitaria por el SARS-CoV2.

Mediante comunicado de prensa, indicó que las personas que atienden los servicios telefónicos de emergencia para responder las llamadas de la niñez y la adolescencia están capacitadas y coordinadas para canalizar y atender crisis emocionales durante la contingencia sanitaria por Covid-19.

“Cada caso de niña, niño o adolescente se atiende, dependiendo de su domicilio y, en caso de ser necesario, se coordina con las líneas estatales, municipales o especializadas para su atención, […] sin discriminación, con respeto a su dignidad y escucha activa de sus necesidades para garantizar sus derechos en todo el procedimiento”, explicó Óscar Laguna Maqueda, colaborador del Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Agregó que el servicio telefónico 911 –disponible para niñas, niños y adolescentes– funciona las 24 horas de los 365 días del año y cuenta con 192 centros de atención de llamadas de emergencia a nivel nacional, y atienden llamadas asociadas a violencias, emergencias médicas o de seguridad que afectan a esa población en particular.

Otros servicios telefónicos a disposición son: la Línea de Vida 800 911 2000, que cuenta con cobertura nacional y que atiende por diversos motivos, incluida la salud mental de niñas, niños y adolescentes; así como servicios en Unidades Médicas Especializadas-Centros de Atención Primaria en Adicciones, Centros Integrales de Salud Mental, y del Hospital Psiquiátrico Infantil Dr. Juan N Navarro, en el número telefónico 55 5573 2855.

“A pesar del rezago de años en salud mental para niñez y adolescencia, esta crisis aceleró la colaboración entre especialistas de las diversas disciplinas de la especialidad, así como instituciones gubernamentales y organismos de sociedad civil para brindar una respuesta integral multidisciplinaria que abarca a estados y municipios”, explicó Lorena Rodríguez Bores, secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud Mental de la Secretaría de Salud.

Finalmente, Gasman Zylbermann agregó que la etapa post-pandemia debe construirse con énfasis en el cuidado, así como lo comunitario y la solidaridad, con las voces de todas y todos, en especial de personas pertenecientes a este sector de la población, a fin de hacer las transformaciones que el mundo requiere después de la emergencia sanitaria.

 

Leave a Reply