jueves 2, julio 2020

Autor:

La pandemia de la Covid-19 está teniendo un impacto devastador sobre los pueblos indígenas, más allá de la amenaza para la salud, señaló el nuevo relator especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, José Francisco Cali Tzay.

A través de un comunicado, Cali Tzay advirtió que los informes recibidos de todas partes del mundo revelaron que el actual estado de emergencia a causa del virus SARS-CoV-2 está exacerbando la marginalización de las comunidades indígenas y produciendo una militarización de sus territorios.

“Se está negando a los pueblos indígenas su libertad de expresión y asociación, mientras que los intereses empresariales están invadiendo y destruyendo sus tierras, territorios y recursos […]. En algunos países se están suspendiendo abruptamente las consultas con los pueblos indígenas y también las evaluaciones de impacto ambiental para forzar la ejecución de megaproyectos relacionados con la agroindustria, la minería, las represas y la infraestructura”.

Lo anterior puede traer consecuencias como: una mayor pobreza, tasas más elevadas de malnutrición, falta de acceso al agua potable y al saneamiento, y la exclusión de los servicios médicos, lo que también los hace vulnerables al nuevo coronavirus, apuntó Tzay.

Es por ello que el nuevo relator indicó que los gobiernos de todo el mundo “deben apoyar a los pueblos indígenas para que apliquen sus propios planes de protección de sus comunidades y participen en la elaboración de iniciativas nacionales para garantizar que éstas no los discriminen […]. Deben velar por que tengan acceso a la información sobre la Covid-19 en sus idiomas, y adoptar medidas especiales urgentes para garantizar la disponibilidad y el acceso a servicios médicos culturalmente apropiados”.

A su vez, manifestó que la pandemia está demostrando que no se trata sólo de proteger la salud, sino que además se debe valorar lo colectivo por encima de lo individual, por lo cual se deben construir sociedades inclusivas que respeten y protejan a todos los seres humanos.