Autor:

I. No es fácil encontrar información sobre Immanuel Wallerstein. Espero sea diferente ahora que ha fallecido. Conjugó su carrera de historiador y periodista; colaboró en La Jornada por más de 20 años, como nos consta a los lectores de ese matutino que acaba de cumplir 35 años. Autor de los cuatro formidables tomos: El moderno sistema mundial, y otros libros sobre política económica del capitalismo, del que fue crítico implacable, debido a su vocación de luchador social, divulgando sus teorías, ejerciendo la docencia y dirigiendo el Centro Fernand Braudel; otro gigantesco historiador autor de: Civilización material, economía y capitalismo, con el ensayo: La dinámica del capitalismo. Conservó Wallerstein la lucidez hasta el último día de sus 88 años, que le permitió mantener su trabajo como periodista con ilustrativos ensayos. Saludaba las victorias del centro-izquierda y tras el triunfo de López Obrador escribió: Dos vivas por AMLO de México: una gran victoria para la izquierda. Analizaba las crisis del capitalismo hasta su versión de neoliberalismo económico que los mismos políticos de la izquierda no leían para ilustrarse. Y puso en su mira el nacimiento del mundo moderno como estructura tripartita: capitalistas, capitales y capitalismos; de la que su compañero Braudel decía: “ha sobrevivido gracias a sus miles de argucias”.

II. Wallerstein dejó un testamento para la humanidad, explicando que el sistema mundial “posee límites, estructuras, grupos, miembros, reglas de legitimación y coherencia. Su vida resulta de las fuerzas conflictivas que lo mantienen unido por tensión y lo desgarran en la medida que cada uno de los grupos busca eternamente remodelarlo para su beneficio”. Fundamentó la erupción del volcán estudiantil de 1968 como una Revolución contra los autoritarismos que limaban el filo crítico de las democracias. Y realmente eso fue desde su epicentro el Mayo del 68 francés, al que escoltaron las manifestaciones estadunidense, mexicana y de otros países, con lo que se logró quitarle los colmillos a las autocracias. Aunque como otra cara de los autoritarismos, hoy se ha constituido la Era de los Trump; del Populismo en México, Inglaterra, Brasil; con la monarquía inglesa mostrando su antidemocracia con la facultad de suprimir el Parlamento. Wallerstein siempre estuvo pendiente de todos los acontecimientos políticos, sociales y económicos mundiales. Fue un trabajador intelectual incansable que analizó el problema mundial de las políticas económicas, dejándonos su investigación: Después del Liberalismo.

III. Sus 14 capítulos recorren desde la Revolución Francesa (1789) hasta la destrucción del Muro de Berlín (1989) y la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, con lo que termina el período del liberalismo económico y da inició al neoliberalismo económico que se extendió de 1989 al 2019, con el renacimiento del neopopulismo. Cuatro temas son su guía: Después del decenio de 1990, que es –dice– el final de la hegemonía estadounidense. La construcción y el triunfo de la ideología liberal (económica). Los dilemas históricos de los liberales y, ¿La muerte del socialismo o el capitalismo en peligro de muerte? Asegurando que el “liberalismo (económico) nunca fue una doctrina de la izquierda, siempre fue la quintaesencia de la doctrina del centro… que sabe bien que es preciso ‘cambiar todo para que nada cambie’… para lo cual es necesario saber qué ocurrió entre 1789-1989”. Es necesario reconocer que de la Revolución Francesa (1789) a la caída del Muro de Berlín (1989), hay transformaciones generales que dominan el liberalismo económico en un marco de liberalismo político. Por lo que el autor nos invita a reflexionar porque “hay que saber hacia cuál orilla quiere uno nadar (una vez decidido) no titubear, porque seguramente se ahogará mientras busca”.

Ficha bibliográfica:

Autor:        Immanuel Wallerstein (Traducción de Stella Mastrángelo)

Título:        Después del liberalismo

Editorial:    Siglo Vientiuno-UNAM, 1998