Autor:

El presidente de la República anunció esta tarde la reducción sueldos y la cancelación de aguinaldos de los altos funcionarios de su gobierno. Asimismo, señaló que se utilizarán los recursos de fideicomisos que recién ordenó extinguir y los del fondo de estabilización y de la banca de desarrollo para reactivar la economía del país.

“Se seguirá la política de liberar recursos y de aplicar el de austeridad republicana. Antes se le pedía al pueblo apretarse el cinturón, ahora es el gobierno el que se lo está apretando.”

Los funcionarios que verán reducir su sueldo y que no tendrán aguinaldo este año son desde el presidente de la República hasta los subdirectores de área. También reducirá el gobierno los gastos de publicidad, la partida de viáticos, los gastos de operación “y se ahorrará más en compras a proveedores”.

Señaló el presidente que su gobierno dispondrá de recursos suficientes para sacar adelante la economía del país porque también se intensificará la enajenación “de bienes mal habidos a la delincuencia común o de cuello blanco”.

Advirtió que no no habrá despido de trabajadores al servicio del Estado en ningún nivel, “pero se demandará más eficiencia, más entrega, más espíritu de servicio, mayor austeridad y honestidad total”.

Celebró el apoyo del sector privado nacional y anunció que la semana próxima dará a conocer, con representantes del empresariado mexicano, un programa de inversión pública, privada y social con un costo de 339 mil millones de pesos.

Reconoció a los banqueros por apoyar a la economía de las pequeñas empresas y de las familias al emitir una prórroga para e pago de créditos. Asimismo, agradeció “a todos los empresarios que han acatado voluntariamente las indicaciones por la emergencia sanitaria, de parar sus actividades económicas y comerciales esenciales manteniendo el empleo, los sueldos, y las prestaciones a sus trabajadores. Están demostrando muchos empresarios su humanismo, su dimensión social”.

Advirtió que no regresará el modelo neolibral porque es el responsable de haber saqueado al país.