Autor:

El actual gobierno de la cuarta transformación nos informa constantemente que Petróleos Mexicanos (Pemex) cada día se está recuperando, abatiendo la corrupción, mayor austeridad y mayor volumen de producción. Los datos que hemos investigado son diferentes: los volúmenes de producción han bajado considerablemente como consecuencia del agotamiento de los yacimientos petroleros.

Los asesores del presidente no le informan con datos fidedignos de las estadísticas productivas petroleras en los últimos 42 años, así como los vaivenes del precio del petróleo en México y en el mundo. Pemex se encuentra posiblemente en el peor momento de su historia: agotamiento de reservas, corrupción (no se ha acabado), deuda casi impagable, precio por barril muy bajo y con un exceso del 60 por ciento de trabajadores aproximadamente.

Arabia Saudita ordenó a la estatal Saudi Aramco mantener la producción de 12.3 millones de barriles por día (7.23 veces mayor que Pemex) durante los próximos meses, aunque podría bajar la demanda barata entre 10 millones y 11 millones diarios. Los grandes países tienen la oportunidad de comprar petróleo sumamente barato para almacenarlo y posteriormente especular y venderlo más caro con grandes utilidades. Por lo pronto los países productores, como México, están preocupados por cubrir sus costos operativos de producción. Es muy posible que con el precio de 16.06 dólares por barril, opere Pemex con pérdidas.

López Obrador nos informó el pasado jueves 19 de marzo que el costo de producción de crudo es de 4 dólares por barril, aunque Pemex reportó 14 dólares el costo de producción por barril el año pasado. Por su parte, analistas y expertos petroleros calculan que éste se sitúa por encima de 23 dólares conservadoramente; en realidad el precio de 16.06 dólares es insostenible, por la sobreoferta de petróleo en el mundo a muy bajo precio controlado por los árabes.

Es muy posible que en campos de Pemex los costos más bajos por barril sean de entre 10 y 12 dólares, pero el promedio entre los pequeños, medianos y grandes campos petroleros mexicanos fluctué entre más de 23 y 30 dólares por barril.

La producción diaria actual de Pemex es de 1.7 millones de barriles aproximadamente. En el sexenio de Enrique Peña Nieto, el promedio sexenal fue de 2.33 millones de barriles diarios, 27 por ciento mayor que la actual administración y el costo promedio de barril en dicho sexenio fue de 65 dólares por barril, cuatro veces mayor que el precio actual de 16.06.

Ahora, la producción de 1.7 millones de barriles diarios está muy cerca de la producción promedio anual en el sexenio de José López Portillo (1977-1982), que fue de 1.78 millones de barriles diarios, 0.95 por ciento mayor que la registrada en 2019, siendo 77. 40 dólares el costo sexenal, 4.83 veces mayor que el precio actual.

Las reservas probadas de Pemex (1P) en 2000 –el último año del gobierno de Ernesto Zedillo– eran de 23 mil 300 millones de barriles. En 2006, último año del gobierno de Vicente Fox, eran 15 mil 690 millones de barriles. En esa época, el expresidente explotó al máximo las reservas probadas: extrajo 7 mil 161 millones de barriles en todo su sexenio. En el último año de Peña Nieto, con nuevos campos petroleros, había aproximadamente 7 mil 900 millones de barriles de reservas probadas (1P). Por lo tanto, el actual gobierno, el primero de noviembre de 2019 contaba con dichas reservas probadas que le alcanzarán para 4.64 años, produciendo 1.7 millones de barriles diarios; posiblemente con los nuevos yacimientos nos alcance para un poco más de 6 años.

La producción diaria promedio durante 7 sexenios (1977-2018) fue de 2 mil 657 millones de barriles diarios durante 42 años. La producción sexenal promedio de 1977-2018 fue de 5 mil 824 millones de barriles. El costo promedio del barril durante 7 sexenios fue 55.21 dólares. Las ventas totales promedio de ese periodo fue 307 mil 531 millones de dólares.

La producción total de petróleo crudo durante 42 años fue de 40 mil 77 millones de barriles, acabando irresponsablemente con las reservas de petróleo para el futuro.

La producción anual de barriles en el último año de Peña Nieto fue de 1 mil 798 millones de barriles, la más baja de su sexenio; mientras que la producción anual en el primer año de López Obrador –2019– fue 1 mil 657 millones de barriles, 7.87 por ciento más baja de la meta comprometida en los criterios generales de política pública de ese ejercicio y 7.85 por ciento más baja que el último año de Peña Nieto.

Para 2020, la Secretaría de Hacienda estima que Pemex producirá 1 mil 951 millones de barriles diarios, similar a la de hace 40 años en el gobierno de López Portillo.

Aunado a ello, en el segundo trimestre de 2019, Pemex tuvo una pérdida de 52 mil 800 millones de pesos al vender menos barriles de petróleo crudo programado. En enero del año pasado, la empresa estatal produjo un promedio diario de 1 mil 623 millones de barriles diarios, cifra similar a la producción más baja en el último año de Miguel de la Madrid, 1988, y que también representa una caída productiva de aproximadamente 16 por ciento con respecto a enero de 2018.

Otro dato relevante tiene que ver con el hecho de que Pemex subió su producción a 1 mil 724 millones de barriles diarios, 4.22 por ciento menos que el último año de Peña Nieto y 6.45 por ciento mayor que en enero de 2019. La petrolera espera producir 1.8 millones de barriles diarios para diciembre de 2020, promedio similar al gobierno de López Portillo.

Costos de producción

En este contexto adverso también es importante revisar el costo operativo de producción de Pemex, que incluye: perforación, estaciones de bombeo, mantenimiento, gasto administrativo, transporte y salarios. Éste es de 16.40 dólares aproximadamente.

El costo de producción en el Activo Veracruz (Poza Rica) es de entre 4 y 5 dólares por barril, pero esa región sólo aporta entre 30 mil y 40 mil barriles diarios, apenas el 2 por ciento de la producción nacional promedio, y no alcanza para pagar el 10 por ciento de más 13 mil trabajadores activos y jubilados.

Otro tema fundamental es el de la cobertura por barril de petróleo. Pemex sólo cubrió el 14 por ciento de su producción de crudo mediante cobertura, desde que se lanzó este instrumento en 2017. Esto es 230 mil barriles diarios para 2020, la menor cantidad desde mayo de 2017, con un costo de 2 dólares para cubrir cada barril. En 2019, la petrolera cubrió 320 mil barriles diarios con un costo de 149.59 millones de dólares.

La cobertura contratada brinda una garantía si el precio mensual promedio de la mezcla mexicana se ubica entre 42 y 47 dólares por barril. Si el precio se ubica debajo de 37 dólares, Pemex recibirá el monto máximo de la garantía contratada, es decir, 32 dólares; pero sólo contrata un mínimo de su producción total: alrededor del 14 por ciento anual. Para 2020, el Congreso fijó un precio de 49 dólares por barril como garantía-protección, con un costo aproximado de 1 mil millones de pesos, informó el subsecretario de Hacienda Gabriel Yorio.

Reservas probadas (1P) y producción

En el tema de las reservas, la CNH (Comisión Nacional de Hidrocarburos) nos informa que al 31 de diciembre de 2019 Pemex contaba con 6 mil 400 millones de barriles de reservas probadas (1P). En 1999 contaba con 24 mil 917 millones de barriles de reservas probadas.

Por otro lado, en los últimos 7 sexenios –de López Portillo a Peña Nieto–, la extracción de petróleo crudo fue de 40 mil 77 millones de barriles, con promedio sexenal de 5 mil 825 millones de barriles, a un precio promedio de 52.21 dólares, y un promedio de producción de 2.66 millones de barriles diarios.

Actualmente los principales yacimientos casi se han agotado –como Cantarell, el segundo yacimiento más grande del mundo, que aportó más de 2 millones de barriles diarios aproximadamente y que ahora produce 150 mil barriles diarios, igual a 0.065 por ciento o 13.33 veces menos que hace más de 30 años. Pemex como empresa petrolera mundial ha perdido más de siete lugares en el ranking mundial.

Futuro inmediato de la petrolera

El gobierno de la 4T proyecta producir 1 mil 951 millones de barriles diarios, que significan 4 mil 272 millones de barriles en 6 años aproximadamente, 17.17 por ciento menos del promedio del sexenio de Peña Nieto. Si consideramos un precio de venta en 25 dólares el barril [el pasado 30 de marzo el precio cayó a 10.37 dólares por barril] tendríamos un ingreso sexenal de 106 mil 800 millones de dólares; esto es 67.64 por ciento menos que el sexenio anterior y con saldo de una reserva probada (1P) de 2 mil 128 millones de barriles para las próximas generaciones, que sólo producirían un promedio aproximado de 355 mil barriles diarios. Con ello agotarían las reservas actuales.

Existen grandes posibilidades de encontrar en este sexenio y en el próximo de inmensos yacimientos petroleros por encima de 10 mil millones de reservas probadas… Éste es el posible futuro productivo de Pemex siendo muy optimistas y soñadores.

Adalberto Ruiz Mojica*

*Arquitecto