Autor:

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, indicó que ante el cierre de establecimientos comerciales e incluso de restaurantes decretado en la Ciudad de México y el Estado de México por la pandemia de Covid-19, “no debemos temer, es parte del plan, es parte de las intervenciones sana distancia, que es un esfuerzo colectivo”.

Agregó: “Hemos dejado muy en claro que no se trata de un estado de excepción o de un estado de emergencia. No tenemos intención alguna de que eso ocurra y tampoco lo consideramos productivo. La ley en México es muy clara cuando contempla las condiciones que podrían justificar un estado de excepción y no tenemos ninguna señal que nos indique que esto sería el caso”.

El doctor detalló que de lo que se trata es de una medida preventiva, de mitigación epidemiológica que requiere que la gente se quede en casa de manera masiva entre el pasado 30 de marzo y el 30 de abril.

“Si logramos que todos nos quedemos en casa vamos a lograr que disminuya la transmisión”. La consecuencia de ello, dijo, será una epidemia más manejable. E insistió que a pesar de estas medidas, la epidemia no se va a acabar, sino que México se debe preparar para una epidemia prolongada: “posiblemente hasta agosto o septiembre podríamos tener una transmisión activa”.