Autor:

El estudio Posibles efectos del coronavirus en la economía mundial, del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, estima que “un tercio de las pérdidas económicas causadas por la enfermedad [Covid-19] serán costos directos (pérdida de vidas, cierre de lugares de trabajo y cuarentenas), mientras que los dos tercios restantes serán indirectos (reducción en la confianza del consumidor y el comportamiento comercial, y un ajuste en los mercados financieros)”.

La investigación agrega que la demanda disminuirá a causa de “la incertidumbre, el comportamiento de precaución, los esfuerzos de contención y el aumento de los costos financieros”, entre muchas otras áreas, cuyos efectos se extenderán a través de las fronteras.

Además, destaca que para hacer frente al impacto económico causado por la pandemia de Covid-19, el Banco Mundial junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya pusieron a disposición de los países miembros que lo necesiten una serie de medidas y planes basados en recursos económicos de emergencia.

Y es que para el FMI el destino de la economía mundial dependerá de la pronta respuesta de los gobiernos para contener el Covid-19 y de que las principales economías dañadas, vuelvan a la normalidad lo más pronto posible. Al respecto, estimó que China podría recuperarse en el segundo trimestre de 2020 y con ello el impacto económico a nivel global sería menor.

De acuerdo con el estudio, el FMI y el Banco Mundial destacaron que el brote de SARS-CoV-2 afectará a la distribución de bienes y servicios, debido a la inmovilización forzosa y a “los elevados costos de hacer negocios por las cadenas de suministro interrumpidas y a la astringencia del crédito”.

Es por ello que las instituciones económicas manifestaron que ya está disponible para las naciones miembro, el financiamiento de emergencia y el asesoramiento sobre políticas y asistencia técnica, ante lo cual especificaron mediante el informe del Senado algunas de las estrategias que llevarán a cabo.

El Banco Mundial señaló que “habrá un paquete inicial de apoyo inmediato con hasta 12 mil millones de dólares, para responder a las solicitudes de los países para financiar la crisis de sus necesidades y disminuir los impactos del virus”. Añadió que “enfermedades como el Ébola, el SARS y el Zika han podido contenerse con la aplicación de medidas correctas tomadas rápidamente”.

Por su parte, el FMI subrayó que cuenta con recursos disponibles para apoyar a sus afiliados como son: “un billón de dólares en capacidad de préstamo, financiamiento de emergencia de rápido desembolso de hasta 10 mil millones (para los países de bajos ingresos) y el Fideicomiso de Contención y Alivio para Catástrofes, que brinda a los países elegibles subvenciones iniciales para el alivio del servicio de la deuda de la institución”.

Según las instituciones financieras, su compromiso es trabajar activamente con las autoridades y las instituciones internacionales para frenar los daños a la economía global provocados por la propagación del brote de SARS-CoV-2, en especial en los países donde los sistemas de salud son más débiles y las personas más vulnerables.