Autor:

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) manifestó a través de un comunicado que  la lactancia materna es vital para proteger a los recién nacidos del coronavirus Covid-19, debido a que contiene propiedades nutricionales, inmunológicas y componentes bio-activos únicos que defienden a los infantes de enfermedades infecciosas.

Agregó que la leche materna es el alimento ideal para los bebés, ya que les brinda beneficios emocionales y psicológicos. A corto plazo, les ayuda contra enfermedades respiratorias como neumonías, otitis, diarrea, enterocolitis necrotizante, entre otras; a largo plazo, los protege de la obesidad y enfermedades crónicas.

“Aun si la madre ha sido expuesta o es un caso sospechoso de Covid-19 con síntomas leves, la lactancia materna sigue siendo una opción muy razonable, ya que es relativamente fácil disminuir el riesgo de exponer al bebé a las secreciones respiratorias maternas con el uso de un cubrebocas y el lavado cuidadoso de las manos”, destacó el comunicado.

Es por ello que el INSP sugiere amamantar directamente del pecho. Si no es posible, la mamá debe extraerse la leche de manera continua para alimentar al recién nacido, tomando las precauciones necesarias para evitar transmitirle el virus.

A su vez, señaló las siguientes recomendaciones para una lactancia materna segura en casos confirmados o sospechosos de Covid-19: si la mamá está en casa, debe lavarse las manos en cada contacto con el bebé (con agua y jabón por al menos 20 segundos o con desinfectante de 60 a 90 por ciento de alcohol); debe utilizar cubrebocas cuando esté cerca del infante hasta que las secreciones respiratorias hayan disminuido o desaparecido; si decide extraerse la leche, también debe cuidar la higiene de sus manos o de la bomba de extracción que utilice; y cuando no esté amamantando, de ser posible, se sugiere permanecer en habitaciones separadas.

Si la mamá está en el hospital, debe continuar alimentando al bebé con leche materna mediante la extracción manual o con bomba; ésta debe realizarse mínimo seis veces al día para mantener la producción de leche con todas las medidas de limpieza y desinfección que se requieran, incluyendo el uso de cubrebocas, y con el apoyo de personal sano.

Asimismo, el INSP en conjunto con la Organización Mundial de la Salud y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades hicieron un llamado a los gobiernos, las secretarías de salud, los medios de comunicación, los organismos de la sociedad civil y a la sociedad en general para llevar a cabo acciones de promoción para continuar con la lactancia materna ante la pandemia de Covid-19.

Dichas acciones consisten en difundir información que promueva la lactancia materna como una práctica que puede realizarse de forma segura contribuyendo al aislamiento social y al #QuédateEnCasa; advertir a las madres sobre los riesgos del uso de fórmulas o sustitutos de leche; y desarrollar un sistema de protección social para que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia tenga las condiciones necesarias que le garanticen un entorno sano.