Autor:

No hubo indicios de sabotaje en el helicóptero accidentado el 24 de diciembre de 2018, aseguró esta mañana Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes.

El funcionario agregó que todas las agencias que participaron en la investigación para determinar la causa probable del accidente –en el que murieron Martha Erika Alonso, entonces gobernadora del estado de Puebla; su esposo, el senador Rafael Moreno Valle; y otras tres personas– coinciden en que la aeronave “no debió haber volado, debió quedarse en tierra”.

Agregó: “los investigadores de la Agencia y las autoridades de los países fabricantes de los automotores y del helicóptero, confirmaron al término de las investigaciones que durante la inspección de los restos no se observaron indicios de materiales ajenos al propio helicóptero, no había aves ni pedazos de aves o proyectiles, ni evidencias de daños que acrediten que existió un posible acto de sabotaje o de explosivos. Esto fue un claro consenso de todos”.