Autor:

Cuatro países de América Latina endurecen sus políticas restrictivas para evitar contagio de coronavirus. Uno de ellos es Paraguay, donde el gobierno decretó emergencia sanitaria y la restricción de circulación de vehículos y personas a partir de este 16 de marzo en todo el territorio nacional, desde las 20:00 horas hasta las 04:00, ello después de que se confirmara el octavo caso de Covid-19.

De acuerdo con el ministro del Interior, Euclides Acevedo, quienes violen el Código Sanitario tendrán que cumplir penas privativas de la libertad de entre 12 y 18 meses o pagar multas que pueden ir de 8 millones a 40 millones de guaraníes (1 mil 219 a 6 mil 98 dólares). Afirmó que para el cumplimiento de esta medida de seguridad, las autoridades paraguayas recurrirán a la policía nacional.

En el contexto mundial de la emergencia, al endurecimiento de las políticas se sumó el presidente argentino, Alberto Fernández, quien anunció el cierre de las fronteras del país durante 14 días para evitar la propagación del coronavirus por el territorio. “Nadie podrá ingresar a Argentina salvo argentinos nativos y extranjeros que residan aquí”.

Asimismo, informó sobre la suspensión de clases a partir de este lunes y hasta el 31 de marzo, a la vez que no habrá espectáculos culturales o artísticos y el cierre de parques nacionales, destacando que quienes no sigan la cuarentena serán perseguidos penalmente.

Además, el gobierno de Argentina –país con 56 infectados– otorgará licencia laboral a las personas mayores de 65 años –edad con mayor riesgo de contraer el virus–, con el propósito de que permanezcan en sus casas, así como se les asignarán horarios específicos de atención en bancos y centros de salud.

Aunado a ello, en Uruguay –cuyas fronteras fueron cerradas parcialmente el pasado 13 de marzo y donde hay ocho casos confirmados de coronavirus– se le pagará un 70 por ciento de la licencia médica a quienes estén obligados a cumplir 14 días de cuarentena por el Covid-19, según el ministro de Trabajo, Pablo Mieres.

La situación más grave se encuentra en Chile, con 155 personas infectadas, ante lo que el presidente Sebastián Piñera decidió anunciar la entrada a la fase cuatro de prevención y cerrar sus fronteras marítimas, terrestres y aéreas; decreto que entrará en vigor a partir del 18 de marzo.

Al respecto, Piñera aclaró que los chilenos y personas residentes que provengan de países de alto riesgo “podrán ingresar al país sometiéndose a una cuarentena obligatoria de 14 días”.

Dicha medida se suma a las ya instrumentadas la semana pasada en ese país, como la suspensión de clases por 2 semanas en colegios y jardines infantiles, la prohibición de eventos públicos con más de 200 personas, la restricción de visitas a los asilos de ancianos y cárceles, y la cancelación de la recalada de cruceros en las costas del Chile. (Con información de Sputnik).